sábado, 23 de agosto de 2014

Propuesta Nº 7 para un Tamaraceite digno: Recuperar la memoria del pintor Don Jesús Arencibia.


Por Esteban G. Santana Cabrera
Se ha venido reuniendo durante los últimos años, más concretamente desde enero de 2011, en Tamaraceite, una comisión para tratar de cumplir una deuda que la isla de Gran Canaria tiene con Jesús Arencibia, artista natural de nuestro pueblo,  y del que celebramos su centenario hace dos años ya. 

Por ello solicitamos en su momento a las autoridades, entre otras cosas, que se realizara un concurso de ideas para que la rotonda de entrada a Tamaraceite y que fuera nominada la Rotonda Jesús Arencibia, ahora que va a coger mayor empaque por ser además una de las entradas a la zona comercial de Tamaraceite Sur. Esta Comisión ya tiene un proyecto del artista Juan Correa que ha realizado otras en nuestra ciudad como la de La Minilla o la Circunvalación y que consiste en un gran lienzo de hierro en blanco con una frase de Jesús Arencibia: "devuelvo al pueblo lo que el pueblo me ha dado". Junto a este gran lienzo que cogería casi toda la rotonda iría un busto en bronce del pintor. Este proyecto quedó en parada técnica por la crisis.

 Pero se lanzaron otras propuestas como que se "institucionalizara" una “Ruta por los Murales de Jesús Arencibia” en la capital, pudiendo ser una oferta cultural más para esta ciudad. Después de reunirnos con la concejala del distrito Carmen Guerra y posteriormente con la concejala de Cultura Isabel García Bolta todo quedó en lo mismo de siempre en esta época, "no hay dinero". Aunque pensamos que la inversión sería mínima.

Otra de las propuestas que realizamos, esta vez a la FEDAC y al Cabildo Insular de GC es la realización de un vídeo documental que recogiese la vida y obra de nuestro más ilustre artista. Esta propuesta fue acogida con mucho cariño e interés por esta institución y ya se está trabajando en ello dirigido por la directora cinematográfica María Miró, que nos consta le está poniendo alma y corazón  a este proyecto que verá la luz a comienzos del año que viene.

La última propuesta que lanzamos en su momento fue el Museo de Jesús Arencibia, y ya que no podía ser en su casa natal por haber pasado a manos privadas, propusimos que entre otros enclaves podría ir en las viviendas que tiene el Cabildo en los alrededores de la ermita de La Mayordomía.

Poquito a poco iremos consiguiendo que Canarias no olvide a Jesús Arencibia. Se lo debemos.

viernes, 22 de agosto de 2014

La rotonda de la Cruz del Ovejero ya tiene forma


Los trabajos de la nueva rotonda de la Cruz del Ovejero parece que van a buen ritmo y ya se puede ver que va a tener una superficie bastante mayor que la existente en la actualidad.
Nosotros seguimos "erre que erre" con lo mismo, esperemos que no se deje perder la oportunidad para que se recupere el nombre de este enclave, cruce de caminos desde época histórica y lugar de paso de ganado, y se coloque en esta rotonda "algo" que recuerde que ahí, justamente ahí, surge lo que hoy llamamos "Cruz del Ovejero".

jueves, 21 de agosto de 2014

Radio Tamaraceite apuesta por los deportes

               

Radio Tamaraceite sigue apostando por los deportes ya que retransmitirá en simultaneo con la Cadena Cope los partidos de la UD Las Palmas. Asimismo cada lunes a las 20:00, tratan la actualidad de la UD Las Palmas y del CB Gran Canaria con el programa  "Fuera de Juego" presentado por Raúl Arencibia y como tertulianos Samuel López, Saul Santana y Daniel Febles. Comienza un largo camino en esta Liga Adelante con muchas ganas y nuevas ilusiones.

Fuente radiotamaraceite.com

miércoles, 20 de agosto de 2014

Cortes en la rotonda de Lomo los Frailes

En estos días se están desarrollando obras en horario nocturno en la rotonda de Lomo los Frailes y que afecta al acceso a la Circunvalación en ambos sentidos, no así en la entrada a Tamaraceite y Lomo los Frailes. Estas obras están destinadas a crear el acceso la zona comercial desde esta rotonda. Los vecinos se preguntan qué es lo que están haciendo y si habrá un acceso directo desde la circunvalación sin entrar en las rotondas actuales, Lomo los Frailes y San Lorenzo. Veremos.

Asuntos de santidad

Por Antonio Domínguez
Hoy les brindo extracto copiado de un libro, que a mí se me haría prácticamente imposible explicar contenido por su incomparable claridad. El nombre de su autor, por poco leído y no gozar “del delirio de las masas”, no lo voy a escribir; sí una migaja de su obra.
Antes hay que explicar el significado de las voces VELO DE MAYA para que todos los lectores partan desde mismo punto a comprender. Importante es saber de qué hablamos cuando nos referimos a un símbolo. En una mitología –que no se nombra para no quitar del taponazo toda seriedad y fundamento-, Maya es la diosa de la energía vital. Maya es fundamentalmente incomprensible: no sabemos por qué existe, ni cuando comenzó. La única forma que hay para rasgar el velo de maya es la  visión de la cosa en sí. Dando ya por sabido cuanto hay que saber para leer lo que sigue, procedemos a exponer lo ya anunciado.
“Cuando la punta del velo de Maya –la ilusión de la vida individual- se ha levantado ante los ojos de un hombre, de tal suerte que ya no hace diferencia egoísta entre su persona y los demás hombres, toma tanto interés por los sentimientos extraños como por los propios, llegando a ser caritativo hasta la abnegación, pronto a sacrificarse por la salud de los demás”.
Ese hombre, que ha llegado al punto de reconocerse a sí mismo en todos los seres, considera como suyos los infinitos sentimientos de todo lo que vive, y debe apropiarse del dolor del mundo. Ninguna angustia le es extraña. Todos los tormentos que ve y raras veces puede dulcificar, todos los dolores que oye referir, hasta los mismos que él concibe, hieren su alma (parte enteramente física del cuerpo) como si fueran la propia víctima de ello.
Insensible a las alternativas de bienes y males que se suceden en su destino, libre de todos los elevados egoísmos de pretensiones en el cielo, descubre los velos de toda ilusión individual; lo que considera casi su ilusión principal. Todo lo que vive todo lo que sufre está igualmente cerca de su corazón. Concibe el conjunto de las cosas, su esencia, su eterno flujo, los vanos esfuerzos, las luchas interiores y los sufrimientos sin fin; por todas partes a donde vuelva la mirada ve el hombre que sufre, el animal que sufre, y un mundo que se desvanece eternamente; en el que los remedios son vacuidades de las miles de religiones. Inventos cada cual más deplorable al pensamiento, inductores a la náusea que aterroriza el vivir. Desde entonces únense a los dolores del mundo más estrechamente que el egoísta a su propia persona. Se instala en el dolor. Se olvida de virtudes y pecados. No escucha premios y castigos. Se ahoga de pena porque sabe que “su reino” está necesariamente en este su mundo asqueroso.
Admira desde la vaciedad que observa, todas las formas ascetismo y misticismo; pero no entendidos como encerrados en una cueva llena de gente con las manos unidas y elevadas como en grecas figuras, ¡no!; se trata de una introspección en el todo uno del género humano, que de momento es ignorancia y sufrimiento y en cuanto a misticismo mas se ignora porque eso está todo en el terreno de la suposición y la fe. Todo lo demasiado, no de este mundo, le afecta al hombre íntegro, y de amargura, “se seca como un pejín”. Las contemplaciones y esperanzas  baldías, estériles del mas allá. Todo lo demasiado fácil que se espera conseguir en la gratuita oración (Dios no necesita oír que es guapo, que es fuerte, que es el amo; no necesita ver desalado a un pobre diablo para Él ser feliz).

El hombre bueno es el de sin monsergas. Es el que ante sí se ha levantado el velo de maya. Esto de maya utilizado como metáfora. Imposible ser religioso y siquiera parecerse al hombre aquí  definido; porque yo aun en la antípoda de cualquier secta, por lo tanto sin haber tratado jamás de mentir a Dios, “soy malo” (sin ser religioso) y lo asumo. Cuanto daría por conocer un ser humano como el descrito: bueno. No santo. ¡¡Santos no por favor!!

martes, 19 de agosto de 2014

Disculpa ojalatera

Por Luis C. García Correa y Gómez
Solemos disculparnos con la famosa frase: ¡ojalá no hubiera ido, ojalá no me hubiera casado, ojalá fuera joven, ojalá fuera viejo, ojalá fuera rico!...
Nunca debemos pensar que en otras circunstancias estaríamos mejor. Nuestras circunstancias son nuestras circunstancias, y no son ni del vecino ni de la familia, son las nuestras, únicas e intransferibles.
Debemos de tratar de ser lo más realistas posibles, sin pensar que en otro lugar o en otras situaciones seríamos mejores.
En el aspecto religioso nos pasa lo mismo. En otras circunstancias, a lo mejor, no estaríamos en contacto con Padre Dios, no desarrollaríamos un apostolado fecundo, no seríamos ni más felices ni más libres.
Aprovechemos las oportunidades que tenemos, no las desaprovechemos.
La oportunidad la pintan calva, porque es escurridiza y no tiene pelo por donde agarrarse.
No dejemos pasar las oportunidades, normalmente no suelen volver. Las que vuelven, serán otras oportunidades, no las perdidas.
La visión humana de la oportunidad, a lo mejor no coincide con la de Padre Dios.
Todas las oportunidades sirven para santificarnos, seamos creyentes o no.
Debemos de tratar de convertir las oportunidades que tenemos en medios de ayudar a los demás, ayudarnos, y con ello ser más felices, haciendo más felices a los demás.
Todos los días y todos los momentos son buenos para participar honestamente, dando el ejemplo que es debido, a nuestros familiares, amigos, vecinos, y al mundo entero.
Necesitamos el esfuerzo del momento para poner las virtudes en activo, y para que sean ejemplo y hagan efecto. Nunca esperemos el resultado inmediato, ya llegará, lo mismo si repartimos el bien como el mal. Esa es nuestra gran responsabilidad.
Nunca nos disculpemos con la "ojalatería". Seamos lo que somos, seres humanos, únicos e irrepetibles, de valor infinito, y de riquezas inagotables.
Nuestras circunstancias, son únicas e intransferibles, y debemos aprovecharlas para que nunca tengamos la disculpa de ojalá, ojalá, sino la incomparable satisfacción del deber cumplido, amando a Padre Dios sobre todas las cosas y a los demás como a nosotros mismos.

lunes, 18 de agosto de 2014

El proyectado parque de la trasera de la piscina continúa abandonado.



El parque situado en la trasera del C.D. Tamaraceite continúa a medias, un lugar por el que transitan muchos niños por la cercanía a los colegios y al complejo deportivo. El tan prometido parque para la zona se ha quedado en "agua de borrajas".
En este espacio se pensaba poner asimismo un parque de perros con una superficie vallada de 1.300 metros cuadrados acondicionados con una zona de juegos, un circuito con obstáculos para la educación, ejercitación, diversión, adiestramiento de perros y una zona "pipican" para que los animales puedan hacer sus necesidades, además de bancos para los propietarios de los perros.
Asimismo, esta área estaría cerrada y delimitada por un vallado perimetral de seguridad y en su interior se instalarán papeleras especiales para las deposiciones de estos animales, así como una fuente con conexión a agua de abasto y contador propio.
Esperemos que se solventen estos problemas a la mayor brevedad.

domingo, 17 de agosto de 2014

Una canción con recuerdos a Tamaraceite

Por Jesús Vega Mesa

Me supongo que nos pasa a todos. Escuchamos una canción y nos trae recuerdos muy concretos de la vida: La primera vez que la escuchamos o la persona que la cantaba, o el lugar en donde estábamos… A mí hay canciones que me “saben” a Vecindario (Pedro te negó, A tope, ….) Otras me recuerdan viajes a Valladolid (Colegiala) o a Madrid. Y otras las siento más cerca, mucho más cerca. Está claro que la canción es un vehículo rápido para trasladar emociones, recuerdos y nostalgias.



Ayer, no sé por qué, estuve todo el día intentando cantar una canción aprendida en Tamaraceite. Me gustaba y me sigue gustando. La cantaban muy bien las dominicas que allí vivían. Cuando celebraba la misa con ellas, en aquella cuevita de su casa, les pedía que la cantaran en cualquier momento de la celebración. Y allí salía Elena con su voz de ángel: “Las fuerzas se rehacen en la mesa…”


Anoche quise encontrar en internet una buena versión de “Las fuerzas se rehacen en la mesa”. No encontré ninguna que igualara el modo de cantar de Elena, Lola, Raquel, Esther y todo el grupo de religiosas. Pero me trajo recuerdos que me hicieron revivir la fuerza que da la eucaristía, la oración y la amistad. Y la comunidad de dominicas y Tamaraceite y la música.