sábado, 9 de febrero de 2013

¡Feliz Cumpleaños Radio Tamaraceite!

Hoy cumple Radio Tamaraceite la friolera de 17 años. Más de sesenta colaboradores. Programas sociales, culturales, educativos, de participación, musicales, deportivos, informativos, de salud y religiosos. Esta iniciativa que surge desde la Parroquia casi cumple su mayoría de edad y si se ha mantenido en antena es gracias a los oyentes. Felicidades. 
Les dejamos con una imagen del pasado miércoles, donde se realizó un programa especial en el Lomo los Frailes. Hoy habrá un programa especial durante la mañana con intervención de los oyentes y colaboradores y por la tarde a las 19:00 horas se celebrará una eucaristía presidida por Juan Carlos Arencibia, vicerrector del Seminario Diocesano y párroco de Lomo Blanco y a continuación diversas actuaciones musicales.
Felicidades Radio Tamaraceite.

viernes, 8 de febrero de 2013

La Paz

Por: LuisC.  G. Correa y Gómez

La Paz es un bien de valor intrínsecamente incalculable porque es muy difícil obtenerla y mantenerla desde fuera de nosotros mismos.
No hay paz exterior si no hay paz interior. La paz de todos es la suma de la paz de cada uno y como consecuencia de la honesta participación de la comunidad.
Los momentos pacíficos son un mero sucedáneo, una falsa paz. La emulan, pero nunca llegan a igualarla.
No hay paz sin libertad,
¡Vivir la PAZ! Es la necesidad más deseada, después de la salud y la libertad.
Todos aspiramos a tener paz y a vivir en paz, pero no todos la alcanzamos.
Sin valores éticos o religiosos es imposible disfrutar de la paz, y menos aún mantenerla.
La paz es un bien que invade el alma y el cuerpo, envolviéndolos en un halo de luz y felicidad que contagia.
La paz no se altera, no se irrita, no se crispa, ni es amarga. Es dulzura, sinceridad, honestidad, bondad, tranquilidad y, en especial, honesta participación.
¡Dichoso quien la posea! Porque habrá trabajado para conseguirla. La paz no llega inadvertidamente, ni por generación espontánea.
No se prodiga ni se compra.
Una de nuestras ventajas frente al poder perverso es que no tiene la paz. Es imposible que la tenga: va contra su propia naturaleza. Tendrá dinero y poder, pero no la paz.
La paz sólo se consigue viviendo las virtudes del alma, porque en ellas es donde radica, donde se desarrolla, y donde la sentimos, la gozamos, y la transmitimos.
Hay que estar vivos, con la conciencia tranquila, limpia y el alma predispuesta para recibir y dar la paz. Es el único lugar donde puede sobrevivir, brillar y resplandecer.
Roguemos por la paz. Trabajemos por la paz, y tendremos la paz.
Durará si damos continuidad a nuestra libre y honesta participación.
No hay felicidad ni libertad sin paz. Ni paz sin felicidad y libertad.

jueves, 7 de febrero de 2013

Un fallecido en las obras de Tamaraceite Sur

Esta mañana se produjo un accidente en las obras que se están realizando en Tamaraceite Sur. Un operario ha resultado atropellado  por un vehículo de gran tonelaje, sin que los servicios médicos desplazados hasta el lugar pudieran hacer nada por salvarle la vida. Les mantendremos informados.

Cualquier cosa y no de entendimiento

Por: Antonio Domínguez

Momentos de hermanamiento. Dar respiro. Un rayo claro de luz. Las arbitradas potencias. Las tozudas realidades. Las reputaciones habituadas. Los santos caciques varones. Las correrías grotescas. Las divinidades del dinero. La cabeza puesta a precio. Las leyes de las armas. Concretar situaciones. Entender correrías. Atragantar desordenes que han traído las excesivas ordenes. Atragantar órdenes que han traído los desordenes… toda esa especie de enunciados, escogidos a voleo, a la carrera, sin estar mirando muy a fondo lo que quieren decir, serian dignos sustitutos de lo que se lleva ahora: bueno. Venga. Tú me llamas. No, te llamo yo; bueno, si, yo te llamo. Bueno ¿entonces tu me llamas, me das el toque? Sí yo te doy el toque. ¡Bueno! Tú me das el toque y quedamos. Sí claro yo te doy el toque y quedamos. Pues bueno, venga, okay, chao, nos vemos. Pues bueno nos vemos me voy de prisa que me voy a pegar una duchita. ¡A! por cierto, me lo has recordado, estoy también pegajoso. Pues bueno, venga, venga y venga. Y así siempre no diciendo nada, dándose duchitas de madrugada, por la mañana a medio día, a media tarde, por la noche. Duchitas con café con leche y hasta para la falta de dinero; pues todo lo arreglan en su profundísima simpleza, con su duchita, mariconiles estiramientos, personales perfumes, reveladores de la propia identidad, con corte de pelo todos igual, con pantalón vaquero todos iguales –color azul cloaca profunda- es mas, en la ridiculez de esta moda no se rediferencia el ministro o catedrático del macarra playero (parecen todos ellos macarras playeros). ¿Y la ridícula camiseta homónima de la del cascado cocodrilo en el pecho, todas iguales solo variando el color? ¡…que joderse!
Hay unas similitudes tan grandes de unos a otros que la única diferencia necesaria está en lo que no dicen, que es nada. No se habla aquí solamente de individuos no instruidos y del tres al cuarto. Digo, que, quizás son las personas de formación unilateral y con orejeras (licenciados) los más perdidos y desposeídos del saber natural en virtud de un conocimiento de su formación exquisita pero huérfana en todo lo demás que también cuenta ¡y bastante! Es desesperante verles con maletín negro, corbata de nudo ladeado de aire preocupante y que no son capaces de decir ni una bendita estupidez, porque lo insulso de su conversación no alcanza la comunicación verbal de un niño de ocho años. No incurren siquiera en una imbecilidad, no dicen nada, en contraste surrealista de su bella estampa, limpieza y presencia, con lo que dicen que es nada (cuantas veces haya que repetirlo). Y todo lo que hacen es lo que dijimos antes: bueno, venga, okay, vale, chao…

miércoles, 6 de febrero de 2013

La Parroquia Informa

Por: Cristóbal Déniz
Párroco de Tamaraceite

Pasadas nuestras entrañables fiestas de San Antonio abad con las buenas sensaciones que nos han dejado, comenzamos el mes de Febrero celebrando los 17 años de Radio Tamaraceite Onda Parroquial. Sigue siendo una experiencia de comunicación de la que nos tenemos que sentir muy orgullosos en la Parroquia y en Tamaraceite. Se han preparado distintos actos para este aniversario, los cuales pueden ver en esta hoja parroquial.  Desde la emisora seguimos invitando a la colaboración económica para que nuestra radio siga funcionando y realice mejoras en distintos aspectos. La colaboración económica se puede hacer a través de una suscripción pequeña a través del banco o personalmente. Además, en estos meses se realizará una rifa con el mismo objetivo de mejorar nuestra radio, pedimos la colaboración en la adquisición de números y en la venta. 
             Este mes será muy importante la unión de las cuatro parroquias de la zona para tener varios encuentros de formación y oración para todos los cristianos. Rogamos que se tome nota y se participe. Serán unas charlas muy importantes para reflexionar sobre el valor de la fe en el mundo de hoy y sobre la renovación de la Iglesia desde el tiempo del Concilio Vaticano II celebrado hace 50 años.
                Por último, debemos destacar el comienzo de la Cuaresma con la celebración del miércoles de Ceniza el 13 de Febrero y la Vigilia de Oración que se celebrará el viernes día 15 a las 8 de la tarde en Lomo los Frailes. La Cuaresma es un tiempo muy importante para crecer y mejorar en la experiencia de la fe. Deseo para todos que sea un tiempo de avance en el seguimiento del Señor. Por esto, les invito a comenzar con fuerza e ilusión este periodo con la celebración del día 13 con la imposición de la ceniza.
Un abrazo muy cordial a todos.

martes, 5 de febrero de 2013

Adios al framboyán del Cruce de San Lorenzo


La Delonix regia, popularmente conocida como flamboyantframboyán o flamboyán que reinaba en el Cruce de San Lorenzo desde hacía años nos ha dejado para siempre. Las obras de Tamaraceite Sur lo han llevado a mejor, o peor vida, como le está ocurriendo a la familia de palmeras canarias que daban nombre a nuestro pueblo. Lo cierto que ya no podremos ver más la sombra de este ejemplar que nos llevaba hasta Madagascar, su lugar de procedencia.

Amor es relación

Por: Luis C. García Correa y Gómez

Amar y ser amado es lo único que importa. Quien no ama y no es amado acaba por enfermar, queda maltrecho y trastornado, individual y socialmente.
La presencia del Amor, por mínima que sea, es fuente de regeneración. Anuncia que la más profunda aspiración de la humanidad está en camino. Que el ser que quiere o es querido, mucho o poco, camina hacia la santidad.
Cuando nuestro amor está bajo mínimos, cuando apenas lo sentimos o expresamos, comenzamos a buscar disculpas, a justificarnos. Sentimos su ausencia: un silencio, vacío y hueco, que ensordece el alma.
Todos y cada uno de nosotros, todos y cada uno de nuestros momentos son sumamente importantes. Somos, y son, una especie de gota de agua, que hace y forma parte de un río.
No hay río sin gotas de agua. A mayor número de gotas, el caudal es mayor. Lo mismo ocurre con el río del amor: cuanta más gotas, más crece nuestro amor y nuestra aportación bienestar personal y social es mayor y mejor.
En cada instante de nuestra vida, podemos aumentar o disminuir la corriente y necesaria de la vida humana endulzándola o agriándola. Lo conseguiremos si amamos o dejamos de amar. También si nos dejamos o no amar.
El río de nuestra vida son las gotas de amor que cada segundo vamos creando, viviendo y repartiendo. Si hemos amado mucho, nuestro río será ancho y caudaloso (la longitud no está en nuestras manos). Ese río habrá regado una zona mayor o menor, de acuerdo al amor que hayamos repartido.
En las relaciones interpersonales no hay espacios incoloros, inodoros, ni insípidos. Cuando no construimos, destruimos. Cuando no recogemos, desparramos.
Si hemos amado mucho habremos regado mucho. Muchos se habrán beneficiado, porque con el amor se llega a la felicidad terrenal, y seguro a la eterna.
Hay quien opina que es en el momento de la muerte cuando se alcanza el amor puro, porque se verá a Dios. Y DIOS ES AMOR.
Tenemos que conseguir la plena confianza personal y social, que es el momento de la entrega total a Dios y a los hombres. El amor para la eternidad aporta un beneficio al momento actual. Y esto es muy necesario porque el pasotismo y el individualismo materialista han desterrado el amor de nuestro presente histórico.
En el momento de su muerte, Jesucristo dijo “PADRE, EN TUS MANOS ENCOMIENDO MI ESPÍRTIU”.
Jesucristo Dios se siente querido, amado por el Padre y sabe que su Padre Dios recibirá su Espíritu con todo amor.
En esta vida tenemos que intentar acrecentar el amor que recibimos y que repartimos. De esta manera, ell río al que pertenecemos regará una zona amplia de nuestra vida y de la de los que nos rodean, y de aún más allá..
No hay felicidad sin amor. Y no hay amor sin felicidad.
Si repartimos amor y recibimos amor, alcanzaremos la felicidad.
La felicidad es amor. Y el amor es felicidad. Y lo habremos conseguido cuando nos hayamos relacionado.
A mayor relación mayor amor. Y a mayor amor mayor relación.
Esto es lo que nos conduce  a la felicidad plena: la honesta participación, el poder de la libertad de amar y ser amado, y el amor al prójimo como a nosotros mismos.
 

lunes, 4 de febrero de 2013

Actividades de la Universidad Popular


El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, a través del área de Educación, continuará en febrero y marzo con nuevos talleres socioculturales de la Universidad Popular, en los que mensualmente participan más de 3.000 personas, con el objetivo de fomentar la integración social y promover el desarrollo personal en distintas actividades, varias de ellas enfocadas al Carnaval capitalino.

En concreto, se ofertarán talleres creativos enfocados a las carnestolendas, así como sesiones de maquillaje corporal, cursos gastronómicos de galletas de carnaval y talleres de Ecoarte a partir de elementos de desecho.

También se realizarán cursos de teatro, informática, costura rápida, patchwork, may yoga en los siete centros de la UP -Cono Sur, Arenales, Guanarteme, La Isleta, Ciudad Alta, Tamaraceite y Lomo Blanco-, con una duración cada uno de una semana a dos meses.

La oferta formativa, incluye excursiones culturales a Telde, Teror-Osorio y barrios emblemáticos de Las Palmas, así como senderismo ecológico como el Camino de Artenara a San Fernando de Maspalomas, la Ruta de Los Cortijos Ganaderos y el Camino de Montaña de Firgas-Moya, entre otros itinerarios.

Asimismo, se celebrarán conferencias y charlas, entre las que destacan una Exposición histórica sobre “Los logros y retos de las mujeres en el siglo XXI” –en el centro de la UP de Tamaraceite, del 4 al 14 de marzo–; la Charla sobre Photobrik y fotografía solidaria -el 21 de marzo, en el recinto del Cono Sur– y una muestra sobre “Alimentación Saludable y Fomento del Ejercicio Fïsico”, impartido por la OMIC -6 de febrero-

domingo, 3 de febrero de 2013

Carta al Viento: Y vio Dios que la radio era buena.

Por: Jesús Vega Mesa

Hace unos días murió Ángel Pérez, un hombre  que descubrió en la radio el medio idóneo para luchar por su Isla. Y dedicó toda su vida a pregonar con su voz las cosas buenas que aquí se hacen y a denunciar los comportamientos injustos y egoístas. Mi recuerdo afectuoso para un gran profesional.
Y, recordando a Ángel, un apasionado de la radio, le vienen a uno a la mente infinidad de nombres de locutores de radio que han hecho del micrófono su arma de trabajo y su medio para transmitir verdades, ilusiones y alegrías: Pascual Calabuig, David Hatchuel, Rogelio, Mara, Santiago, Flora, Segundo Almeida, José Luis, Maxi…. ¡Una lista interminable!
Luis, un profesional de Palencia, enamorado de la radio como el que escribe, comentaba con entusiasmo en una ocasión:
-La radio en Canarias es diferente. Es original. Es variada. Y hablaba, sorprendido, de la singularidad de Radio ECCA “la emisora que enseña”. Y  de la multitud de emisoras municipales o de localidades muy pequeñas en donde parece que todo el mundo escucha y vive la radio. Pero le asombraba, especialmente, que una emisora parroquial como Radio Tamaraceite, pudiera funcionar sólo con voluntariado  y, además, sacar un producto tan bien hecho.
Hay  algunos antecedentes. Pero de signo más negativo. Por ejemplo Radio Catedral que emitía en los años sesenta desde el obispado en tiempos de Pildain, dedicada casi exclusivamente a la divulgación  de las cartas pastorales del obispo y a leer la calificación moral de cada una de las películas que se proyectaban en la Isla. Todo con la misma horrible  voz del canónigo  Rafael Vera.
Ahora mismo existe una riquísima variedad de contenidos en las emisoras de radio de nuestra provincia. Hay algunas que, por su inutilidad pública o por su falta de educación, harían mucho bien si desaparecieran. Hay otras muchas, como Radio Agüimes, que destacan por su  seria programación.
Pero permitan que hoy dedique estas últimas líneas a Radio Tamaraceite, comprometida con lo cristiano y   que el próximo sábado va a  cumplir 17 años consecutivos  en antena.
Al principio creó Dios el cielo y la tierra. Y dijo Dios:
-Que exista la Radio.
Y la radio se encendió. Vio Dios que la radio era buena y dijo:
-Crezcan, multiplíquense.
Y así  fueron naciendo emisoras de radio por doquier, saturando todo el dial en Las Palmas, en Vecindario, en Agüimes, en Ingenio…. Y antenas de todas las alturas en la cumbre o la isleta.
Y dijo Dios:
-Hagamos una radio a mi imagen.
Y nació Radio Tamaraceite.  Y vio Dios que era buena.

La Cultura y la mediocridad

Por: Tomás Galván Montañez

Por usual que sea no deja de sorprenderme que existan personas que juran y perjuran que todo en la vida viene dado sin mover un solo dedo. Desde luego que están en su derecho inalienable de creer lo que deseen, faltaría más, pero lo que realmente me descoloca es que para autoconvencerse de sus teorías baratas y sin fundamento alguno, despotrican y apedrean a los que estamos convencidos (y más que convencidos) de que la única forma de lograr algo es trabajando. Como leen.
Aun así, todos los días sale algún zoquete –el de turno, ese que no tiene otra cosa que hacer que asistir como espectador al descalabre general mientras come uvas y da órdenes con el dedo- que no duda en sostener que la forma para obtener un logro o solucionar un conflicto es estar sentado en el sofá de casa; eso sí, con el oído finamente desarrollado por si llaman a la puerta con un pedido de la mismísima vida poder recogerlo.
¿Qué sucede? –preguntamos muchos-, pues es bien sencillo, y voy a proceder a argumentar como mía, y más que mía, esta opinión pronunciada desde la perspectiva de un adolescente al que no le queda otra que adaptarse a los vertiginosos cambios del mundo sin dejar por ello de ser feliz. En esto consiste el juego, ¿no?
El caso es que se nos ha dado todo hecho. O casi todo. Nosotros, los jóvenes de ahora, nos hemos ido encontrando con una sociedad, la española en este caso, con un ritmo de vida alto, bueno, admirable –en apariencias, claro- en la que las metas y los objetivos se alcanzaban con la palma de la mano, sin esfuerzos, sin sudores; se presentaban soluciones magníficas que erigían proyectos tan interesantes como aburridos. La vida se situaba entre utopías y quimeras disfrazadas de realidad, de la pomposidad y el alardeo que desde siempre nos han acompañado. Pero, claro, como todo lo que sube no tarde en bajar, cuando llega el momento de pagar las consecuencias de los excesos, nos echamos las manos a la cabeza. Nuestras malas costumbres pasan factura, y eso duele. Cuando el orgullo parece temblar, agachar la cabeza, previo reconocimiento del error, no gusta a nadie.
Ante tal situación de desvarío y prostitución de los valores por intereses de colores y siglas, toca hacer una cosa: no rendirse. Precisamente es necesario que nos esforcemos más por ser los mejores, por dejar huella en una sociedad donde se ha puesto de moda pasar de puntillas. Nos toca movernos –se lo digo a mis coetáneos- y sudar la gota gorda como hicieron nuestros abuelos y nuestros padres. Nos guste o no, es el momento que nos ha tocado vivir: un tiempo convulso del que somos protagonistas.
Es, por tal razón, que no podemos conformarnos con asistir a la realidad como meros espectadores que, tras ponerse las gafas de la indiferencia, obvian cuanto pasa ante sus ojos. Se necesita compromiso, valentía y objetivos. Cada día que pasa, estoy más que convencido de que nadie nos regalará nada: las notas no caen del cielo, la calidad no es un accidente, la excelencia no es un regalo. Y es aquí cuando exclamo: excelencia, ¡qué gran valor ahora desterrado! Mediocridad, ¡qué cualidad defectuosa tan común y promulgada! Quieren que seamos mediocres y presumamos de ello. ¡Me niego a ser un uno más que ignora que toca trabajar y aunar esfuerzos para salir de esta situación!
La única forma de ser grandiosos, excelentes, es con el trabajo y el esfuerzo diario, el que agota pero reconforta. De ahí la importancia de fijarnos metas, no a cincuenta años, sino cortas, cercanas, pero que requieran de sacrificio. A nadie le gusta esforzarse: el camino agota, el sol aprieta, el viento aturde… pero es lo que hay. Aceptamos las reglas del juego nada más nacer aunque las hayamos ido descubriendo conforme hemos aprendido a caminar solos. La cima de la montaña no se alcanza con magia ni mucho menos; la cúspide se alcanza con paciencia y esfuerzo. Haciendo caminos, como rezan aquellos versos de Machado.
Y sucede que ahora la lupa está sobre nosotros, pero las metas son las mismas, están en el mismo sitio, no se han movido. Ni lo harán. Lo que ha variado ha sido el camino, ese que antes, básicamente, no se hacía. Ahora toca dar pasos o pasitos. Da igual. Lo importante es caminar. Quien quiera conseguir algo, que se eche a andar sin miedo, con valentía y con la cabeza bien alta. Es momento del compromiso, de la apuesta por los valores, del retorno de la dignidad y la lealtad hacia lo que hacemos y lo que pretendemos lograr.
Pero, es evidente, que quien prefiera esperar para que le caigan cosas del cielo y seguir flotando en su nube de ilusiones perjudiciales puede hacer; eso sí, que se siente, porque acabará cansándose de no conseguir nada. Luego se quejará, se lamentará. Por mi parte, en cuando termine de escribir este artículo, me levanto a seguir caminando. Insisto, es lo que toca