miércoles, 15 de enero de 2014

Las cacas siguen campando en las calles de Tamaraceite

Por Esteban Santana
Paseando por las calles de mi pueblo, en estas fechas en que uno pudo hacerlo con más tranquilidad, para que los chiquillos sacaran un rato las patinetas, me he dado cuenta de que ni sanciones, ni artículos de prensa, ni vigilancia, ni parques para perros, ni campañas de concienciación,... , han servido para que las cacas de los perros dejen de pertenecer al paisaje urbano de nuestro entorno. 

Para caminar tres pasos por los alrededores de la Calle Paseo de los Mártires, San Borondón, Carretera General, San Gabriel y Pepe Dámaso hay que dar dos y un brinco para no caer en la trampa de pisar un "pastuño" que te desgracie el zapato o te "engüarre" los dedos si vienes con cholas. "Asqueroso" es la palabra con que me definía un vecino a nuestras calles. Y esto no es culpa ni del Ayuntamiento ni del Servicio de Limpieza, ni de la Policía Local, ni de los pobres animalitos, es culpa de los dueños. Está visto que las duras penas no han servido de nada y habrá que replantear el tema porque es un tema casi de salud pública. Aunque esto que cuento no ocurre sólo en nuestras calles, sino en otros lugares que, se supone, son de más “ringo rango" como Tafira o Santa Brígida en zonas residenciales de lujo.

Los que hemos tenido la oportunidad de pasear por algunas calles de Europa, esto se hace casi impensable, porque no se le ocurre a ningún ciudadanos realizar algo tan "cochino" como dejar las cacas sobre la acera.

Pero, lo que más me cabreó fue que, el otro día, limpiando con agua y un producto de limpieza las paredes de mi fachada, harto de quitar “cagadas" y limpiar meadas, cuando pasa una señora con su perro y ni corta ni perezosa, aún viendo que estaba limpiando, me suelta la "meada" en la puerta. 

Cual fue mi indignación ante el hecho que no me pude callar y decirle, con buenas maneras, eso de ¡Señora, no ve que estoy limpiando las meadas y las cagadas de los perros! y la respuesta de la señora fue: ¡lo que contamina son las colillas del suelo no las meadas de los perros! y siguió su camino.

Para muestra un botón. Como no cambien mentalidades me parece que vamos a seguir pisando "mierda" de perros durante mucho tiempo. ¿La solución? Habrá que estudiarla.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

y seguiran si los dueños no hacen nada. Aparte hay muchos perros que estan abandonados o los dejan sueltos.

Anónimo dijo...

Completamente de acuerdo con usted.
Yo tengo una perrita ke pesa 1 kg y hace sus necesidades en casa en papel de periódico,pero si alguna vez salimos a pasear,lleva sus bolsitas en la gorrea por sí se le ocurre hacer caquitas y yo,su dueña un espray con agua y jabón por sí se le ocurre hacer pipí.
Pero veo SEÑ@S con perros enormes cuya caquitas es más bien cacota que delante de tus narices dejan que sus perros defequen y allí que se queda el pastel y encima te miran como sí tu fueses tonto o estúpido por. Ir con tu botella y tus bolsas.
Creo que habría que empezar por educar a la gente....como bien dice usted en Europa y resto de países civilizados esto es impensable.