viernes, 24 de octubre de 2014

La ciencia al servicio del ser humano

Por Luis C. García Correa y G.
La ciencia es necesaria para el progreso y el bienestar personal y social.
Tenemos que apoyar la investigación científica.
Ahora bien, la ciencia se debe fundamentar en la libertad y en la honesta participación.
Los científicos e investigadores deben ser considerados como personas dignas del mayor encomio... siempre que investiguen para el progreso de la humanidad.
Hay quien investiga para la guerra. Hay quien investiga para matar seres humanos no nacidos. Hay quien investiga para paliar y no sanar.
Una de las grandes responsabilidades del poder perverso es promover y financiar los adelantos científicos por intereses económicos o de poder, no para servir a las personas.
La ciencia es fundamento del crecimiento. Mejora con la experiencia.
Sin la ciencia no tendríamos, por ejemplo, la informática.
No es correcto usar la ciencia y la técnica con fines exclusivamente crematísticos, no humanitarios.
Todo debe estar al servicio del ser humano, aunque se gane dinero. Lo importante es no pretender subyugar, dominar o someter a los demás.
Hemos nacido para ser felices y libres. La ciencia juega un papel fundamental, porque permite y desarrolla el progreso técnico y personal.
Amar al prójimo como a nosotros mismos es, ha sido y será el mayor progreso de la humanidad.
Amar a mi vecino, a mi compañero, a mí mismo … es el cimiento del progreso en todos los órdenes.
El amor es ciencia  y felicidad concentradas y desarrolladas por los humanos.
Todos, absolutamente todos, debemos estar al servicio del ser humano.
Hemos nacido para ser honestos participativos, felices y libres. Y la ciencia ocupa un lugar destacado para conseguir esos fines.
Todo, absolutamente todo, debe de estar al servicio del ser humano. No hay progreso, ni libertad ni felicidad sin la absoluta honesta participación. La ciencia es necesaria, pero debe ser de honesta.
La ciencia al servicio del ser humano es la ciencia del progreso, de la felicidad y de la plena libertad. Y lo es en su máxima expresión si es desarrollada por amor al prójimo.

No hay comentarios: