viernes, 25 de septiembre de 2015

¡Por qué desear el éxito!




Por Luis C. García Correa
El éxito, sin humildad, envanece y desvanece el mérito y el valor de aquello que lo originó.
Lo que dura del éxito es el bien que creó lo que dio origen al éxito.
El éxito es el bien hecho de un hecho.




          “¡POR QUÉ DESEAR EL ÉXITO!”

El éxito debe ser la compensación al esfuerzo, la ilusión y la responsabilidad en aquello que se hace deseando ayudar.
El éxito es la esperanza para aquello que lo originó.
El éxito, sin humildad, envanece y desvanece el mérito y el valor de aquello que lo originó.
Tener éxito y no agradecerlo, aparte de ser de personas maleducadas, es estar equivocado.
Lo que dura del éxito es el bien que creó lo que dio origen al éxito.
El éxito per se, no tiene valor, ni dura, ni perdura.
El éxito merecido engrandece el acto, da firmeza, prolongación en el tiempo, y crea un sentido profundo de agradecimiento.
El éxito es el bien hecho de un hecho.
¿Por qué desear el éxito? Por la firmeza y felicidad que da al acto y al hecho.

No hay comentarios: