viernes, 16 de octubre de 2015

Habitatismo, habitatista

Por Luis C. García Correa
Habitatismo es la ideología o doctrina del habitatista.
Los seres humanos vivos, para seguir en este Planeta Tierra, tenemos que ser HABITATISTAS, al menos el 51%, para un honesto y honrado comportamiento.
Todo lo que coarte la felicidad y la libertad debe ser declarado enemigo de la humanidad. 
Vivir felices y libres debe de ser lo normal, y lo será cuando seamos, al menos la mayoría, habitatistas por convicción y por educación.
Que los padres, colegios y Universidades sean los que, a diario, enseñen y practiquen con el ejemplo el habitatismo.
¡Dichosos los habitatistas porque de ellos nacerá y crecerá la felicidad y la libertad!
La felicidad y la libertad lo son en la medida que las compartimos socialmente como habitatistas, en una habitatismo mayoritario, que ojalá llegue a ser la totalidad de la humanidad.
Difundir el habitatismo y ser habitatista son actitudes necesarias hoy para alcanzar la felicidad.

“HABITATISMO. HABITATISTA”.

Habitatismo es la ideología o doctrina del habitatista.
El habitatista es la persona honesta que tiene y protege a la Naturaleza como su hábitat natural y que es participativa en su sociedad natural, que trabaja por el bien de los demás, sin pedir nada a cambio.
Los seres humanos vivos, para seguir en este Planeta Tierra, tenemos que ser HABITATISTAS, al menos el 51%, y así poder impulsar socialmente, sin dudas y sin fisuras, un honesto y honrado comportamiento.
Desde los cultivos ecológicos, las leyes justas y honestas al servicio del ser humano, la política y los políticos al honesto servicio de los ciudadanos, hasta todos los entes públicos y privados al servicio honesto del ser humano…deben tener comportamientos HABITATISTAS. 
Siendo habitatistas volveremos a tener un Planeta amable y un hábitat natural, el que necesitamos y nos merecemos para vivir.
Todo lo que coarte la felicidad y la libertad debe ser declarado enemigo de la humanidad.
Vivir felices y libres debe de ser lo normal, y lo será cuando seamos, al menos la mayoría, habitatistas por convicción y por educación. 
Todo tiene un comienzo, y este debe ser ahora el tiempo de comenzar a ser habitatistas, y de educar en el habitatismo.
Que los padres, colegios y Universidades sean los que, a diario, enseñen y practiquen con el ejemplo el habitatismo.
¡Dichosos los habitatistas porque de ellos nacerá y crecerá la felicidad y la libertad!
Ahora solo necesitamos que usted también sea habitatista. Sea ejemplo con su vida personal, familiar, social, y que lo seamos los demás en el mundo entero y en nuestro Planeta Tierra, para que el mundo sea lo que tiene que ser: un mundo natural para vivir con felicidad y con libertad.
La felicidad y la libertad lo son en la medida que las compartimos socialmente como habitatistas, en una habitatismo mayoritario, que ojalá llegue a ser la totalidad de la humanidad.
Difundir el habitatismo y ser habitatista son actitudes necesarias hoy para alcanzar la felicidad.

No hay comentarios: