domingo, 24 de julio de 2016

Tamaraceite: ¿Una nueva Ciudad Jardín?

Por Esteban G. Santana Cabrera
Días atrás el concejal de Urbanismo de la capital grancanaria, Javier Doreste,  anunció  en la comisión de Desarrollo Sostenible, que se está estudiando la posibilidad de cambiar la ordenación de Tamaraceite Sur. Esto consistiría en la edificabilidad de las cinco parcelas destinadas a viviendas que se encuentran al norte de la zona comercial Tamaraceite Sur a cambio de permitir el aumento de la ocupación en superficie, perdiendo un espacio libre de 37.156 metros cuadrados, o lo que es lo mismo, ganaríamos en edificios de menor altura pero perderímos un espacio libre equivalente a  cuatro veces el Gran Canaria Arena o el que ocuparían cinco estadios de la primera división española.
La propuesta del edil de urbanismo de crear una ciudad jardín en Tamaraceite, idea del arquitecto y urbanista  Howard y contenida en su libro "Mañana: Un camino pacífico a la Real Reforma", cuya versión corregida y completa apareció en 1902 con el nombre de Ciudades Jardín del mañana, plantea en su origen una ciudad jardín como una zona urbana diseñada para vivir y trabajar de manera sana, de dimensiones no muy grandes y rodeada de un cinturón vegetal.  características que posee Tamaraceite por el terreno y su enclave casi rural. 
 Antonio Puerta López-Cózar en su artículo titulado "Las ciudades en el siglo XX" y publicado en: Informe España 2003, FUNDACIÓN ENCUENTRO, habla de la  influencia notoria de las Administraciones Públicas en la planificación y desarrollo de las ciudades, especialmente las Locales, debido a que constituye según el autor, la fuente principal de ingresos de los Ayuntamientos. Antonio Puerta se hace eco de un clamor que venimos sufriendo en España y en nuestra ciudad especialmente, donde afirma que se deja en manos de políticos y funcionarios el poder de decidir, no sólo sobre el valor del suelo, que de la noche a la mañana un terreno agrícola pase a convertirse en suelo urbano ―lo que significa multiplicar su valor astronómicamente―, sino que directamente está decidiendo sobre el modelo de ciudad y el modo de vida que deben adoptar los ciudadanos. 
Los modelos urbanísticos que se han ido dando en nuestra ciudad en los últimos tiempos,  han ido en sintonía con la oferta y la demanda y nunca teniendo en cuenta el interés ciudadano. Unos modelos en los que la participación ciudadana ha quedado relegada a un segundo plano por el interés urbanístico e inmobiliario de los más poderosos. El caso más claro está en Tamaraceite, donde no se ha sabido compaginar el interés privado con las demandas de la ciudadanía de viviendas dignas, zonas verdes y de ocio, y donde se entremezcle la vida urbana con un entorno agradable y "respirable". 
La propuesta del Concejal de Urbanismo de Las Palmas de GC me parece adecuada, pero no a costa de perder más espacio libre del que ya hemos perdido en los últimos años. Podría ser una oportunidad para que Las Palmas de GC fuera un modelo urbanístico sostenible, donde convivieran fraternalmente las áreas comerciales grandes y pequeñas, el casco histórico, los espacios libres, las infraestructuras  y las nuevas edificaciones, sea en un modelo urbanístico ciudad jardín o la que sea más viable. 

No hay comentarios: