domingo, 2 de octubre de 2016

De proyecto estrella a almacén logístico

C7  Victoriano Suárez Álamo El complejo Manuel Lois, situado en el barranco de Tamaraceite de la capital grancanaria, aspiró a convertirse en un macroespacio para las artes cuando se soñó con ser capital europea de la cultura, se replanteó para convertirse en un espacio logístico para los rodajes de cine, pero este último destino parece que lo acapara ahora Infecar.    
El  complejo de Manuel Lois es un antiguo acuartelamiento, cuya superficie total supera los 317.000 metros cuadrados. Incluye unas edificaciones que sobrepasan los 8.000 metros cuadrados construidos, distribuidos en 23 edificaciones dispersas. Por motivos militares, además, se excavó a ambos lados del barranco una red de túneles de hormigón armado que datan de los años 40.

El presente y el futuro cercano de este complejo municipal es incierto. Cuando el grupo de gobierno que presidió Jerónimo Saavedra soñaba con que la ciudad fuese capital europea de la cultura este año, en este enclave se invirtieron casi seis millones de euros para que fuera un referente de la creación artística.

Tras el fiasco europeo, ese proyecto pasó a mejor vida, a pesar de la inversión millonaria. «En junio de 2011 nos encontramos con un Manuel Lois en el que se habían invertido casi seis millones de euros para convertirlo en un parque de las culturas. Lo tomé en consideración y vimos que no tenía viabilidad alguna. Carecía de un proyecto concreto y requería una inversión anual de casi 4 millones de euros anuales para acondicionar los accesos. Entonces, empezamos a pensar qué otros usos se le podía dar», explica Juan José Cardona,  que recogió el testigo de la alcadía tras Saavedra.

Lo primero que se hizo, recuerda, fue una visita con los empresarios de la ciudad. «Nadie lo conocía y al ver las dimensiones y lo que se invirtió allí, se tiraron las manos a la cabeza», rememora el político popular.

Que se convirtiera en un Parque tecnológico fue la primera alternativa que se barajó. «La Sociedad de Promoción Económica de Gran Canaria (Spegc) tenía un proyecto similar para Infecar y era un sinsentido trabajar en paralelo, así que apostamos por el cine», recuerda Cardona. «Se trataba de un enclave idóneo para la preproducción y la postproducción. El rodaje de Palmeras en la nieve fue el embrión. Incluso, se hizo un estudio para ver la viabilidad de construir unos plató de casi 3.000 metros cuadrados», desvela.

Que sea un enclave logístico para los rodajes está entre los planes de la actual corporación. «Las instalaciones están muy cuidadas y los accesos se han acondicionado recientemente. Queremos impulsarlo como espacio logístico para los rodajes y para otras actividades culturales, como un lugar para poner en marcha futuros montajes para el Temudas Fest», apunta Encarna Galván, concejala de Cultura del ayuntamiento capitalino.
Rival en Infecar. A esta alternativa le ha surgido un duro rival en el recinto ferial que gestiona el Cabildo. Sus instalaciones albergaron la logística del rodaje de la superproducción norteamericana Allied, de Robert Zemeckis. En un solar anexo se atisba la construcción de un gran plató para futuros rodajes. A lo que se suma que  el edificio Pasarela ya acoge una delegación de los estudios Anima Kitchent. Se trabaja para que atraer algunos más.

Que se reactive el proyecto para que albergue un espacio para las creaciones supone, para Encarna Galván, «una ilusión difícil de conseguir» por el desembolso económico que significaría para las arcas municipales. «Tenemos que apostar por ideas más accesibles, desde un punto de vista presupuestario», explica.

No hay comentarios: