viernes, 7 de octubre de 2016

La alegría de vivir

Por Luis C. García Correa
La vida es una maravilla.
Desaprovechar la vida es irrecuperable e imperdonable. El tiempo pasado jamás vuelve.
Perder el invalorable y único tiempo que tenemos es irreparable.
Hay muchas formas de vivir la inigualable suerte de la vida, como hay incontables formas de perderla.
Perder la vida es no hacer nada para uno y para los demás.
¡Quien pierde el tiempo no lo recupera jamás!
La vida ¡Qué maravilla!
La alegría de vivir es usarla para incrementar la felicidad y la libertad personal, familiar, de los vecinos, de la comunidad y del mundo entero.
Nuestras acciones, por muy insignificantes que sean, tienen, siempre, una repercusión  personal y en los demás.
Ya sea no hacer algo, como hacer algo, tiene influencia  personal y en los demás.
Todo lo que tiene valor tiene responsabilidad. Todo lo que tiene felicidad lleva la obligación de compartirlo, que eso es la felicidad.
Todo lo que tiene la honesta libertad hay la obligación de compartirla, para que la vida sea una alegría y una belleza incomparable.
¡La alegría de la vida es vivir la vida con alegría!
El tiempo pasa muy deprisa. Desaprovechar el tiempo es no hacer la vida alegre. Que la alegría de la vida embargue nuestras vidas y que la contagiemos para aumentar la de los demás, con ello aumentamos la nuestra y la de todos.
¡La alegría de la vida está en compartir la alegría!
La alegría no se improvisa, es una consecuencia de los valores heredados y aceptados y compartidos, porque la alegría tiene que tener sujeto y predicado, una persona en relación con otra, para que no solo sea una frase sino una vivencia entre personas.
La alegría de vivir depende de cada uno de nosotros.
Perder la oportunidad de compartir la alegría al estar sin felicidad es perder lo que necesitamos para la plena felicidad.
La alegría de vivir es vivir con libertad y honestidad y participar en el bien sin mirar a quien.
La alegría de vivir es vivir la irrepetible vida del vivir de cada uno buscando el bien.

No hay comentarios: