lunes, 10 de octubre de 2016

Huir de la realidad


Por Luis C. García Correa
Huir de la realidad no solo es una equivocación sino un grave error.
La realidad es el momento que vivimos, despierto o dormido, y que nunca más se volverá a repetir.
La realidad es incuestionable.
La realidad es una verdad indubitable.
La realidad es el instante de este momento.
Huir de la realidad es vivir fuera de la verdad.
La verdad nos hace libres y conscientes de la realidad.
Vivir fuera de la realidad por huir de ella, es vivir no sólo equivocado sino con el peligro de dañarnos y dañar a los demás.
¡Huir de la realidad es una irrealidad, y como tal equivocada!
El mundo, el Planeta Tierra, la Naturaleza, y sus recursos y alimentos, el hábitat natural, la amistad, el amor, la felicidad, la libertad son realidades necesarias para alcanzar la verdadera realidad que nos llenará de felicidad.
Huir de la realidad es una grave equivocación  porque es estar en donde no hay lugar para estar, solo cabe nuestra imaginación, pero no nuestra realidad.
Huir, solo del mal. La huída puede ser tanto una victoria como una derrota, depende de qué se huya. Huir como remedio de evitar problemas puede ser eficaz, si los problemas no nos necesitan en su solución. Y huir del mal es una obligación vital.
¡La honesta participación social sigue siendo lo solución a la realidad! 
La realidad debe ser acorde al comportamiento personal en sociedad, donde influimos y donde nos vemos afectados por los demás. Ahí entra la responsabilidad personal en ser y vivir la honesta realidad y compartirla con los demás, para juntos enmendar errores y mejorar todo aquello mejorable para que tengamos la felicidad merecida y bien ganada.
Huir de la realidad es una equivocación que puede llegar ser peligrosa.
Huir de la realidad no tiene objeto ni fin ni hecho que conduzca a la felicidad.
Huir de la realidad es un error enmendable. Hay que aceptar la realidad. Y en esa vida real trabajar para mejorar esa realidad personal y social.
¡Vivir la realidad es huir de la irrealidad! 

No hay comentarios: