lunes, 2 de enero de 2017

“FELICITAR LE POR EL AÑO VIVIDO, Y DESEARLE QUE LA FELICIDAD Y LA LIBERTAD SEAN PLENAS EN 2017”.


Por Luis C. García Correa
Está a punto de terminar un año que va a marcarnos personalmente, va a marcar al hábitat natural y al comportamiento de la mayoría de la humanidad.
El año 2016 ha batido varios récords, como el del número de habitantes. Nunca antes el Planeta Tierra ha estado tan habitado y tan maltratado.
Hemos conseguido la globalización, pero la usamos mal y, como consecuencia, volvemos a convertirnos en esclavos por nuestra falta de honesta participación, que da pié que haya poderes perversos que dominen y nos conviertan en lo que ya somos: esclavos.
Nunca antes hemos tenido la posibilidad de estar enterados, al segundo, de todo lo que acontece en cualquier lugar el mundo.
Las comunicaciones son inmediatas, fluidas y sin cortapisas. Son instantáneas.
El progreso económico nos ha permitido aumentar los recursos dinerarios, lo que ha elevado el nivel de nuestras vidas. Pero ese dinero lo usamos para hacer lo que nos han esclavizado, es decir: tener y estar a la moda; tener un buen móvil; tener un buen coche (el gran enemigo de la humanidad y del Planeta Tierra). El dinero promete lo que no puede dar, lo sabemos, pero nosotros seguimos convencidos de que la felicidad consiste en adquirir bienes. Craso y supino error. Mentira.
Hemos mejorado el conocimiento, la información y la comunicación, y disminuido la educación, la libertad y al hábitat natural.
Los conocimientos los dan los colegios y las universidades. La educación los padres o los delgados necesarios por la muerte de los padres y familiares.
El progreso del consumismo ha obligado a que los padres abandonen los hogares y a sus hijos para trabajar y adquirir los recursos necesarios para pagar el coche y demás necesidades creadas a los esclavos. Para estar a la moda, aunque siente mal físicamente. o cueste un sacrificio.
No creo necesario señalar otras sumisiones y sus consecuencias para saber que el Planeta Tierra va camino de la destrucción y la humanidad de la autodestrucción.
¿Quién no sabe, con sinceridad y honestidad, la situación que estamos creando tanto a la vida personal como a la del hábitat natural?
Por los buenos deseos, felicitarle por el año que hemos aún vivido de forma limitada, en cuanto a lo natural y al comportamiento personal, pero hemos vivido, y con una despreocupación aterradora.
Se acerca la autodestrucción a pasos agigantados. Hay una gran mayoría que sigue viviendo igual y no corrige su comportamiento devastador.
Que estas angustiadas palabras sean un medio para desearle la plena felicidad y que le sirvan para comprender cuál es la auténtica realidad, para que paremos el alocado dislate de la humanidad, camino del exterminio terrenal, animal y personal.
No por ello dejo de “FELICITARLE POR EL AÑO VIVIDO, Y DESEARLE QUE LA FELICIDAD Y LA LIBERTAD SEAN PLENAS EN 2017”.
Confío que pararemos la autodestrucción para el cuidado y la conservación de hábitat natural y volveremos al mundo de la honesta participación y de la fidelidad al momento, y todo en la plena libertad, camino de la santidad, y dejarle a las generaciones presentes y futuras un mundo mejor o, al menos, igual al que teníamos con hábitat bello y natural.

No hay comentarios: