viernes, 10 de marzo de 2017

Querer y poder

Por Luis C. García Correa
Querer y poder debe ser el deseo y la meta a conseguir para tener y dar lo que hay que tener y dar.
Creo que el esfuerzo es el cimiento del bien a conseguir y luego lograr que sirva y tenga continuidad.
Lo barato suele ser lo más caro.
Ahorrar en actos de bien por no informar, por no molestarme, es vivir equivocado.
Las palabras trato de llenarlas de contenido, de valor y de amor.
Hablar por hablar puede ser divertido, pero puede ser baldío.
Querer y poder decir y hacer lo que debemos decir y hacer debe ser el constante comportamiento que nos lleve al bien. Así lo creo y así lo hago.
Por mi experiencia, repartir el bien es el mejor regalo que podemos hacer y no requiere más esfuerzo que amar, dar y ayudar.
Querer y poder nos debe llevar por el camino correcto para que al compartirlo estemos ayudando y nos estemos ayudando.
Dar y repartir el bien y actuar con buena voluntad deben ser el normal comportamiento del bien y de la felicidad. Así lo creo y así lo hago.
Vivir felices y contentos es la meta que se alcanza con facilidad, dependiendo de nuestra buena voluntad, honestidad y fidelidad.
He vivido y vivo que el querer y poder debe ser la forma de amar para ayudar y ayudarnos.
Los comportamientos deshonestos e insolidarios nos están arrastrando a un mundo inhabitable.
La habitabilidad depende del comportamiento personal y general, de acuerdo al comportamiento habitatista de cada uno. Po favor, no lo olvide.
Todos, sin excepción, estamos llamados y obligados a repartir el bien sin mirar a quién.
Querer y poder debe ser el medio y la forma para el bien y para ayudar.
Querer y poder debe ser amar y repartir el amor con prodigalidad.
Querer y poder debe ser dar la felicidad, la libertad y la fidelidad.
Querer y poder debe ser el comportamiento normal y natural.

No hay comentarios: