viernes, 30 de junio de 2017

¿La Muerte no es un sueño?

Por Luis C. García Correa
La muerte no es un sueño, es todo lo contrario, es estar despierto en otra dimensión.
Vuelvo a contar la historia que viví cuando tuve el infarto de corazón y llegué a estado crítico y me dijeron que tenía un infarto grave. A los pocos minutos comencé a morirme y … esta fue mi experiencia:
“Una placidez indescriptible. Me iba deslizando por un espacio en el que veía un túnel de color crema estucado, luego otro algo mayor, y no quería volver quería seguir, cuando me dicen, tosa, tosa, tosí y regresé”.
Claro, cuando me dio el infarto, y todavía estaba tendido en mi cama, pedí me dieran la Santa Unción, y el santo cura párroco corriendo a pie desde su casa llegó y me la dio. A partir de ese momento estaba de broma y muriéndome. Estaba preparado para la muerte.
La muerte no es un sueño. Mi vivencia es que la muerte es vivir en otra dimensión que, por mi fe, creo que es ir camino del cielo, esto es, a la Presencia de Padre Dios.
Espero la muerte con ilusión y solo pido que me lleve estando preparado espiritualmente, en gracia y con los auxilios espirituales.
La muerte no es un sueño. Es una vivencia de la que solo conozco el comienzo. Veré el final, pero no podré contárselos, porque ya no estaré aquí ni volveré eternamente.
La muerte no es un sueño, es continuar en otra dimensión sin igual.
Confío en la benevolencia, caridad y la misericordia infinita de Padre Dios.
Allá nos volveremos a encontrar.
“¡La muerte no es un sueño es una realidad. Que la viviremos todos, cada cual sin igual!”
La muerte no es un sueño es una realidad, y con eternidad.

No hay comentarios: