lunes, 14 de octubre de 2013

Festejando la vida


Bernardino Naranjo Afonso. El pasado día 6 de octubre, víspera de la festividad de la Virgen del Rosario, tuvo lugar en el barrio capitalino de Tenoya, un acontecimiento importante para nuestra comunidad, con motivo del Primer Aniversario de la Apertura del Centro Residencial Tenoya “Hnos. Juan y Juana Espino Juárez”. Para dicha conmemoración, el escultor hijo del pueblo, Tino Torón donó una escultura titulada “La medalla de la vida”, en la que quiso reflejar el canto a la vida.

El evento contó con los siguientes actos en su programa:

Domingo día 6 de octubre de 2013,

18:00 horas
Celebración de la Eucaristía
A la terminación de la Misa, bendición e inauguración de la escultura de Tino Torón “La medalla de la vida”.

El desarrollo de los actos del Primer Aniversario fue coordinado por D. Bernardino Naranjo Afonso, hijo de Tenoya, que comenzó con los saludos de rigor a los allí presentes:

Rvdo. D. Carlos María Marrero, celebrante ex párroco de Tenoya; Dña. Carmen Guerra, Concejala del Excmo. Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, responsable del Distrito “San Lorenzo, Tamaraceite, Tenoya”; Sr. Letrado de la Fundación, D. Adrián Díaz Saavedra; A todas Las Asociaciones y Colectivos de Tenoya; Señoras, Señores, paisanos todos, sean bienvenidos…

Hemos sido convocados hoy aquí, en este Primer Aniversario de este Centro Residencial, para presenciar el desarrollo de los actos programados al efecto.

En primer lugar interviene D. José Lezcano Guerra, Presidente del Patronato de la Fundación “Hnos. Juan y Juana Espino Juárez”.

D. José Lezcano comenzó con una cita anónima: “Cuando la vida te presente razones para llorar, demuéstrale que tienes mil y una razones para vivir”. Recordó la fecha de la apertura de la residencia, el siete de octubre del 2012, día de la Virgen del Rosario y puntualizó la necesidad de celebrar el 1º Aniversario de la apertura el día seis de octubre (domingo), la víspera por ser laborable el día siete. Hizo memoria a la necesidad del proyecto de la Residencia que se gestó con el fin de ayudar y servir para dar calidad de vida a los mayores, porque la vida hay que cuidarla desde el inicio de su concepción, hasta el paso definitivo a la otra orilla, para estar junto al Autor de la vida, pues como canta unos de los prefacios de la Iglesia: “Porque la vida en los que en Ti creemos, Señor, no termina, se transforma, al deshacerse nuestra morada terrenal y adquirir una morada en el cielo”. Indicó, que la reflexión sobre la vida quedaba reflejada para siempre, en la entrada de la Residencia de las manos altruistas de nuestro buen amigo, Tino Torón, y que como siempre, tan generosamente ha donado al Centro, y por ello le dio las gracias en su nombre, como Presidente del Patronato o Fundación Hnos. Juan y Juana Espino Juárez y en el nombre de sus compañeros de Junta, D. Santos Sánchez y D. Laureano Lezcano, reiteró su especial agradecimiento a Tino Torón por su corazón generoso que no le cabe en el pecho, y no sólo las gracias por la escultura donada al Centro, sino por tantas otras obras que ha ido plantando por todo nuestro pueblo y fuera del él, y siempre con el sano orgullo de decir: “Somos del pueblo de Tenoya”, un pueblo que solito y poco a poco se ha ido labrando su porvenir.

Agradeció la asistencia a todos los allí presentes y terminó sus palabras citando unos versos de Gregorio Marañón:

Vivir no es sólo existir,

sino existir y crear,

saber gozar y sufrir

y no dormir sin soñar.

Descansar, es empezar a morir

Seguidamente intervino la poeta Dña. Margarita Ojeda que recitó algunos poemas.

Margarita tras agradecer la invitación y valorando la labor del escultor, recitó un poema de Tino Torón titulado “Mis manos”. A continuación hizo un canto a la vida con un poema propio “El río de la vida” y concluyó con su poema dedicado a los mayores, en este caso “Abuelo”.

Para dar detalles de la obra, toma la palabra el autor de la misma, Tino Torón, insigne amigo e hijo de Tenoya, que ha donado esta escultura titulada “La medalla de la vida”.

El autor Tino Torón, de la mano de sus nietas gemelas, Carla y Alba, nos habla de su obra, nacida a raíz de la colocación de la primera piedra del Centro de Mayores. La escultura titulada “La medalla de la vida” realizada en piedra, figurando en bajo relieve la imagen de la Patrona “La Virgen de la Encarnación”, y en el reverso, un corazón incrustado (significando, la entrega de nuestros corazones). Dicha Medalla está colgada a una estructura metálica de acero inoxidable y abstracta de unos tres metros de altura, y en lo más alto, un lazo que significa, la unión de todos (lazos familiares o de amistad). Los soportes o pies están torcidos significando el paso de los años, el envejecimiento de la vida. Observando una obra realista y otra surrealista dentro de la misma. Termina diciendo que la obra ha sido una promesa y una ilusión cumplida, y la gran satisfacción que siente por estar instalada en su pueblo, Tenoya.

Seguidamente damos paso al momento principal de este acto, el descubrimiento de la escultura, por el presidente de la Fundación D. José Lezcano y el autor de la misma, D. Tino Torón.

Todos los asistentes nos acercamos a la entrada de la Residencia para presenciar el descubrimiento y contemplar “La medalla de la vida”, que fue bendecida por el Rvdo. D. Carlos María.

Y para cerrar el acto toma la palabra Dña. Carmen Guerra, concejala responsable del Distrito San Lorenzo, Tamaraceite, Tenoya.

Comentó que estaba encantada de estar participando en este entrañable acto de celebración del Primer Aniversario de la apertura de la Residencia. Nos relató las innumerables vicisitudes que se habían tenido que sortear para lograr la apertura del Centro, una vez construido el edificio, varios años de espera, pero que al final con el esfuerzo y empeño de todos contamos con esta gran obra, que ya hace un año está funcionando, para hacer más llevadera y con más calidad de vida a nuestros mayores. Felicitó al autor de la obra escultórica “La Medalla de la vida” Tino Torón, resaltando sus cualidades artísticas y admirando toda su labor altruista, reconocida ya en todo su pueblo de Tenoya y fuera del mismo, y alentó a todos los colectivos a seguir trabajando por el bien del pueblo, y que el Ayuntamiento está por terminar, antes de final de año, el proyecto que está en marcha y que es de suma importancia para el pueblo, los aparcamientos tan necesarios y demandados.

Sólo me queda decir que el acto contó con gran asistencia de público, el pueblo acudió a apoyar y a arropar, por un lado al Centro por el gran servicio que presta a la sociedad y por otro, al paisano-artista Tino Torón. Por mi parte quiero agradecer que hayan contado conmigo para contribuir al desarrollo de los actos, y quiero felicitar a todas las personas, a las que están al frente y a las que trabajan al servicio de los mayores, que con su paciencia y cariño contribuyen a que tengan hasta sus últimos días, una mejor calidad de vida, y también mis felicitaciones a mi querido amigo Tino Torón, que con su gran labor artística contribuye a enriquecer la cultura canaria.

No hay comentarios: