jueves, 23 de enero de 2014

A Celedonio Espino

Por Pedro Domínguez 
Me he enterado al ras del suelo
La tristeza me ahoga el pensamiento
Me amortaja el negro sentimiento
De ignorar el día de tu duelo

Descuidé la amistad y ya perdido
La noticia me llegó por comentario
Que estos versos sean el sudario
 Musa, ilusión que te ha querido

¿Despedir lo indespedible? 
Hacerse la pregunta del testigo
Que siempre te tendrá por un amigo
Manteniendo con vida lo imposible

1 comentario:

Tino Torón dijo...

Pedro: Has calcado un verdadero epitafio dedicado a ser querido, donde has puesto todos tus sentimientos
Como hijos de la muerte, no quiero ni coronas ni flores, porque no quiero que mueran por mi, el único epitafio que pido es una hoja en blanco, donde todos lean sus propios sentimientos y deseos....
Te saluda.