viernes, 24 de enero de 2014

No quiero olvidar

Por Luis C. García Correa
No quiero olvidar los momentos felices que he vivido, en especial los que he vivido con las personas.
El recuerdo consuela, me hace olvidar la soledad y el mal.
No pretendo que el pasado vuelva a la vida, no quiero cambiarlo; sólo deseo recrearlo.
Quiero rememorar aquellos momentos de ensueño, de ilusión, de pasión que llenaron mi vida.
Borrar los malos, dejar los buenos.
La vida es muy corta -aunque da para mucho -, y perderla, despreciarla es un dislate imperdonable.
No hay mejor manera de aprovechar el tiempo que amando.
Amar, no dejemos nunca de amar.
Llenar la vida con un pasado de amor, fortalece el presente y cimienta el futuro.
Quiero. Debo seguir amando.
Hoy lo hago con mi apasionado cariño al ser humano, a nuestro Planeta Azul y a Padre Dios.
Mi edad limita algunos amores, otros los engrandece y fortalece el mayor de todos: Padre Dios.
Quizá no sea fácil idealizar el amor y convertirlo en ilusión y esperanza. Recordar lo que decía Santa Teresa o San Pablo  “todo lo puedo en Aquel que me conforta”.
Mi experiencia (la madre de las ciencias) complementa y mejora otras diferencias

No hay comentarios: