viernes, 10 de enero de 2014

Las Manos

Por Luis C García Correa
¡Qué miembros más útiles e imprescindibles para hacer, para expresar y para escribir!
Son el medio que permite la unión del saludo afectuoso, que hace vibrar a los sentimientos.
Con ellas se acarician a los seres queridos. Manifiestan el amor sin palabras.
Se saluda al amigo y se conoce al desconocido.
Cuando gesticulas refuerzas lo que quieres decir con palabras. Y te puedes comunicar cuando no hay otro medio.
Sin las manos, el aseo personal sería muy complicado (caso de ser posible).
Es lo último que hacemos al despedirnos. Es inicio y fin de una conversación.
Pero sobre todo es una gran manifestación de la educación que se tiene.
Tienen, también, un mal uso, dependiendo de la actitud y de la mala educación
Las manos en la mujer son uno de sus grades atractivos, ya sean por la belleza de sus dedos, por la forma de gesticular y saludar o despedirse. O por la forma cómo te expresa su cariño.
De la misma manera que las manos de una mujer pueden expresar belleza y educación, cuando las usas con mal sentido es lo más chabacano y desagradable. Repele profundamente. Ataca a la belleza de la feminidad y la vulgariza  en grado sumo.
El abrazo, el estrechar las manos, la palmada y no sé cuantas cosas más se puede y se debe hacer con las manos para comunicarnos y expresar los sentimientos. Deben ser hechos a tener muy en cuenta en la relación personal y social.
Todos estos actos expresan la amistad, el cariño, la educación y en especial el amor. Como el repudio.
En el ser humano todo o casi todo sirve tanto para el mal, como para el bien.
Depende de la libertad y de la educación.
Benditas sean las manos educadas. Unen y dan felicidad.
Estrechémonos las manos con cariño y repartamos alegría y paz, componentes necesarios para la felicidad y para alargar la libertad.
Benditos sean los padres que educan a sus hijos a usar sus manos para la felicidad -incluso en el deporte- y los eduquen  a usarlas con amor y en libertad.
Con las manos se expresan los sentimientos, la educación y el amor.
Benditas sean las manos y los padres que las criaron, habiéndolas educado a expresar la nobleza y para dar el amor y la libertad.

No hay comentarios: