jueves, 19 de junio de 2014

Diario de un cura: Visitas Misioneras

Por Jesús Vega Mesa
Mientras escucho por la radio (ese es el precio de no tener Canal Plus) el partido de la Unión Deportiva Las Palmas contra el Córdoba, aprovecho para repasar mentalmente la cantidad de personas con las que he tenido oportunidad de hablar en este tiempo que llevo enclaustrado en mi casa. Todas las visitas han sido muy agradables. Así lo expresé hoy en Radio Planeta y así lo digo en cualquier lugar: Ninguna visita me ha sido incómoda, todo lo contrario. Ha sido una serie de oportunidades de reencontrarme con amigos, con familiares, con amigos más o menos cercanos. Con jóvenes, niños y adultos. Lo paso bien cada vez que suena el timbre de la casa, aunque algunas veces, es verdad, acabo cansado. Bendito cansancio.
(Momo está a punto de marcar un gol)
En este tiempo, la casa se ha ido llenando de buenos sentimientos compartidos, de historias, de problemas, de canciones, de risas, de proyectos… Han sido muchas horas de conversaciones constructivas que me han dejado bien bendecida la casa. Sin necesidad de agua bendita. Las palabras también pueden ser benditas…
Estaría feo citar los nombres de sólo algunas de las personas que me han visitado porque de todas estoy igualmente agradecido. Pero voy a nombrar a tres. Manolín Ramírez, nacido en Ingenio y misionero en Mozambique que llegó hace unos días de África. Estuvo hace antes de ayer aquí, en la Casa parroquial. Siempre es agradable hablar con un compañero. Y más un compañero bueno, generoso, comprometido por el evangelio. Compartimos un par de horas hablando de Mozambique, de Canarias y de cada uno de nosotros. Encima, Manolo se ofreció a colaborar en la parroquia durante el verano. Y por supuesto, acepté su invitación. Así que tendremos oportunidad de seguir Visitas como ésta producen mucho ánimo.

(Parada “milagrosa” según el locutor, de Mariano Barbosa)
Pablo Prieto es otro joven misionero, nacido en Escaleritas y que trabaja por el evangelio en Nicaragua. Tuve la suerte de compartir con él casa y amistad en Tamaraceite. Cuando ayer llegó a mi casa, lo encontré, además de más flaco, más hecho, más entusiasmado con su trabajo pastoral, más enamorado de Nicaragua. Me habló de la situación que vive en la Misión, de sus proyectos, de la malaria que ha sufrido y de su ilusión por reencontrarse con los amigos y familiares de nuestra Isla. Al marcharse parece que me dejó el buen aroma misionero que contagia.
(Juan Carlos Valerón , que estaba en el banquillo, entra al campo con el aplauso de los canarios presentes en Córdoba)
Y esta tarde, la tercera visita: Nely, la dominica de San Bartolomé de Lanzarote que, después de 16 años en Chile, ha venido destinada a Tamaraceite. A Nely la conocí hace más de 20 años y mantiene la misma sonrisa, el mismo optimismo, la misma alegría. Se ve que estos misioneros tienen muy vivo el espíritu que transmite el trabajo por los demás y la oración. Con Nely hablamos de nuestra diócesis y de Chile y de la situación de la Congregación Romana de Santo Domingo. Hay proyectos ilusionantes para trabajar con los jóvenes y con los adolescentes. Incluso para compartir entre Tamaraceite y las parroquias de Arinaga y Cruce de Arinaga. La visita de Nely me transmitió mucha paz.
(Acaba el partido con el resultado 0-0. El próximo domingo se decidirá en Gran Canaria cuál de los dos equipos asciende a Primera)
Manolín, Pablo y Nely, tres jóvenes misioneros canarios que, con su visita, despertaron mi entusiasmo por la Misión. Las otras visitas también han animando en mí otros valores: la generosidad, la amistad, la alegría, el respeto, el cariño, el compromiso social, el perdón… Valores que también son misioneros.
(Una amiga me envía un mensaje:
¡Lobera, ex entrenador de la U. D. Las Palmas hasta el otro día, es todo un señor: fue a ver el partido de su ex equipo!)
¡Un acto que vale la pena valorar! Dice el refrán que “en la mesa y en el juego (fútbol) se conoce al caballero” ¡En la tierra y en el cielo (lo digo yo) …se conoce al Misionero!

3 comentarios:

Tino Torón dijo...

Don Jesús Vega M..- Nada mas verle me sonreí, luego leí el artículo y quiero que desde esta distancia me considere otro mas visitante en el cual le deseo lo mejor para Vd y los demás, que es siempre el mensaje que lleva donde quiera que va.
Me despido con la alegría de unirme a los demás, desprendiendo con esa sonrisa suya siempre viva.

Sergio Naranjo dijo...

Suso, como diario, tú sabrás qué escribir, pero como narrador de furbo te prestas. Acabé el articulillo royéndome las uñas, usté...

Jesús Vega Mesa dijo...

Gracias amigo Tino. Te considero visitante y amigo. En estos días, a proósito de la muerte de D. Manuel Guerra te he recordado. Porque al nombre de Tenoya tengo unido otros como Manuel Guerra, Pepe Lezcano, Tino Torón... Parece que se identifican el uno con el otro.
Mi saludo, Tino y mi admiración.