martes, 17 de junio de 2014

“HÁBITAT-LOGISTA” “HÁBITATISTA” “HABITATISTAS”

Por Luis C. García Correa
Más que eco-logista soy “hábitat-logista” o “hábitatista” o “habitatista”. Tengo la obligación de proteger nuestro hábitat natural.
Creo en el ser humano honesto y participativo, y estoy dispuesto a dar mi vida por ello, porque soy habitatista.
Dicho el fundamento, añado que la necesidad de seguir viviendo en un hábitat natural, es imprescindible y perentoria.
Cualquier cambio que perjudique al hábitat natural, afecta directamente al ser humano y todo lo que habita sobre el Planeta Azul, la Tierra. Esto hoy lo sabe la humanidad entera.
Entonces ¿Por qué estamos destruyendo nuestro hábitat natural, imprescindible para seguir viviendo de forma natural?
Esta destrucción es irracional. Esta destrucción es una locura. Esta situación es remediable.
Necesitamos, urgentemente, una mayoría de habitatistas, que induzcan al resto a comportarse de forma racional y humana.
El poder perverso – que se perjudica y es esclavo por igual – nos ha esclavizado y lo 
sigue haciendo, y nosotros lo estamos aceptando con nuestra pasividad y falta de comportamiento honesto y participativo, dándole la autoridad a los pasotas e individualistas, verdadero cimiento del poder perverso.
Esto lo sabemos perfectamente ¿Por qué seguimos entonces siendo esclavos?
La libertad es de los mayores dones y responsabilidades que hemos recibido por ser seres humanos. Pero ¿Qué libertad tenemos? ¿Decir lo que queramos?
La libertad es hacer lo que debemos escogiendo nuestros actos responsablemente y de acuerdo con el fin de las cosas.
La libertad nos exige el deber ineludible y maravilloso de ser honestos y participativos.
Habitatista  y libertad son dos sinoónimos.
Los habitatistas damos nuestra vida por los seres humanos y por su hábitat natural.
¿Quién no es habitatista? ¿Usted conoce a alguien que no sea habitatista? ¿Quién se daña a sí mismo de forma deliberada? Supongo que salvo un anormal, todos los demás somos habitatistas.
¡Por favor. Seamos habitatistas! Y la compensación será dejar a las siguientes generaciones un Planeta Tierra con un hábitat totalmente natural y habitable.
¿Qué podemos dejar - cumpliendo con nuestra obligación, no simple devoción - mejor que una Tierra naturalmente habitable, como aún la tenemos?
Por favor. Seamos humanos honestos, participativos y libres. Y la gracia adornará nuestra vida, siendo hábitat-logistas, hábitatistas, habitatistas.
Gracias y que Padre Dios les bendiga, como lo hago yo.

No hay comentarios: