lunes, 14 de julio de 2014

Llegó internet y mandó a parar.

Por Antonio Domínguez
1 Eran tres periodistas del régimen (“trabajaban  por y con el régimen, no digo que para el régimen, aunque mantengo que la inmensísima mayoría sí. Nadie del pueblo podía expresarse por escrito más allá de una carta pá La Bana. ¡Se había de ser periodista!, que ahora avergonzados “de las gestas” que han protagonizado en la dicta hierro y habiéndose dado cuenta de su condición y naturaleza de cotillas con título universitario  y en su defecto alcahuetes remunerados, han decidido últimamente hacerse llamar escritor y periodista, como si la escritura periodística fuera pintar con el culo. Metabolicen su herencia movimientil señores, calladitos que están más bonitos, guapos y todo. Sigan contando sus cuentos azucena, sus carnavales, sus romerías al santo arriesgando vidas con fuertes explosivos, con manadas de toros sueltos entre el gentío. Cuando habían de haberse dedicado a combatir semejantes salvajadas y no haberles dejado tomar la fuerza imposible de combatir ahora, ya en la era del gol, penalti y fuera de juego; en estos fangos metidos (por su culpa de ustedes) absolutamente nada tiene arreglo.
2 Sin grandes expresiones épicas. Sin grandes aspavientos. Sin manoteos demandadores. Sin avisar gritando: ¡¡cuidado!!.
Con el disimulo mayor posible; como si el periódico (papel) no hubiera de ser un negocio; por lo menos para los padres de familia que sí trabajan manipulando las pesadas bobinas venidas de la selva, o, devenidas. Las pobres personas lectores grises, amilanadas, aturrullados, apabullados (y no me venga con el demagógico recurso político de que si creo tonto al pueblo, porque le contestaré que sí sobre la marcha, y ¿sabe porqué?, ¡porque lo es! y porque no tengo nada que vender ni votos que disputar!) les inoculan “Marcial Lafuente Estefanía y cuentos azucena, sin que se nos quede atrás Vizcaíno Casas” el grandísimo Goethe español… el extraordinario Dickens latino; y la homónima al marca; en nuestro caso, que fue, El Canarias Deportiva. Estamos de acuerdo qué, “Bien de pobres no viene a Canarias”. Nos agradan y adulan diciéndonos que aquí pegó el grito Alfredo Kraus. Nos cuentan que Galdós dijo solo grandezas y descubrimientos psíquicos; y no se dice nada de sus estupideces y de las flojeras humanas consustanciales y congraciadas con la desgracia humana y hasta con la gracia canaria humana.
3 Con todas las anteriores frases establezco un preámbulo que va de no agresión a nadie (en particular). Sí va de aviso para que se contengan en el mentir; o hagan opiniones aclaratorias de lo que dijo el que pagó para expandir una mentira, o si no, hagan un periódico deportivo, con el que venderán todo el papel que arrejundan a tiznar ¡y nadie de los que les lean estarán en condición de cuestionar, porque, según recientes investigaciones, las manchas de tinta china se tiran a frenar el desarrollo cerebral ¡y no solo eso sino que el manchón le va dando para atrás al reloj cerebral hasta dejar al individuo, rápidamente, en una edad mental de diez años. Imposible que pueda ser inocua la tinta; tanto como que tengan razón sus defensores y usuarios.

4 Vamos con las comparaciones. El presidente del cabildo y el consejero de agricultura, que en su casa le conoce el gato, navegan por misma corriente que un tal pollo de la mina, luchador grande (alcalde de San Mateo). “Este pobre” lleva años hablando de agricultura en el canal TIC, -desde tiempos de los nefastos José Miguel y Demetrio- con un porte, plante y empaque; con una solemnidad, sublimidad, imperturbabilidad y solvencia asombrosas; como si todo estuviera cumplido, y, criandero criando. Y los periódicos guardando silencio de lo que verdaderamente ocurre, para sacarle las perras a los que las tienen: ¡claro!.
Hablaba un periódico del agricultor y la Aljorra en La Vega; cuando la agricultura se hundió y de la aljorra ya no se acuerda ni él.
Se encargaban misas como el único antídoto que había para la aljorra; pedido el dinero por los agricultores a los vecinos, para que el señor protegiera las cosechas. Ni una sola crítica periodística ¿pensarían aquello de: aguanta isleño cabrón, a trabajar sin alteración?
Hay una Davinia Pérez falcón que no sé si es consejera, que dijo: “para resaltar y no olvidar nuestro pasado agrícola y ganadero. Eso le honra puesto que admite que el pastoreo y la labranza son  pasados, cuando dice, “PARA NO OLVIDAR”. Ahora bien, hay que tener mameyes; mas bien aguacates de los de Mogán, de setecientos gramos cada uno tirando pal´ kilo, para celebrar fiestas agrícolas en esta isla PARAMERA, erial por el abandono y la renuncia.
Opción 5: Admitido por la prensa está expresamente, que están de acuerdo “como si las nuevas órdenes venidas del cielo alemán” a desprotegernos el país de: parque para cabra alpina, hacernos un refugio cada cuarenta metros para que no se resfrié el lince y otro tanto a los lobos y también los osos. Para el lince, para el lobo, para cuervos y quebranta-campesino, millones de culebras y alimañas. Eso parece no ser problema ¡¡para ellos!!
Ahora es (llegó de lleno) el interés geomorfológico: Tejeda entera, Mogán, San Nicolás y San Bartolomé de Tirajana. Tenerife: Teide y Cañadas en la pared, también Roques de García. Lanzarote: todo el vulcanismo reciente en Timanfaya. La Palma: La Caldera de Taburiente y La Fortaleza por su interés petrológico ¿estudio de rocas? ¿Petrolero?. Fuerteventura: “toda”, pero en este caso, amenazan a Betancuria. Gomera: todos los Roques y sus monumentos. Hierro: los deslizamientos del Golfo.
Si estas gestiones no fueran montarse mas en la calamidad para ayudar mejor a expulsar al hombre del medio. Si solo fueran para hacer mediciones. Si no fuesen por indisciplina, insubordinación y desacato de los que tienen mandato delegado del pueblo; que incluso el más cerril ciudadano tiene la cota de mando, a ser representado, que delegó con su voto; que vale tanto como el del chupinazo por San Fermines (dicho sea de paso una salvajada tan grande como la ablación del clítoris; y más grande que cualquier salvajada sudamericana, india o africana. En Europa no hay parangón de semejantes resultantes de las arengas del catador a baso limpio Hemingway)  es por lo que es un atropello tanto de los que lo llevan a cabo, como la prensa que nada quiere saber por pesebrera; que lo es en general toda ¡¡viven de eso!!
6 Pobre Fuerteventura. ¿De que contra viven los majoreros?  Dos portorriqueños manchados de tinta china diciendo tonterías en desconcierto, manchados de tinta, triunfaron y hasta se enamoraron de la isla. La FGF eufemística ella, califica la caída total-general de la ganadería, solo, de “brutal descenso”. Dicen que confían en esos 7 diputados que tienen en Europa (como si pudieran hacer algo) ¿Porqué no se lanzan al abismo y reconocen que se arreglará todo cuando recuperemos la soberanía española? (100 años). ¿Es que no sucede nada más interesante en Fuerte, que vengan tres estudiantes de Francia: a coger olas?
Fuerteventura que fuiste el granero de las siete islas. ¿Qué te han hecho? ¡Tendrás que fastidiarte con el eterno Cabrera y demás yuyos! (hierbas). Tendrás que achicharrarte en ese desierto si se te rompe el coche. No encontrarás un tarajal que te proteja. No hay periódico que inserte un artículo de opinión que te defienda majorero; que le diga a ese dichoso hombre que manda, que se deje de turismo y de empresarios, que haga presas, que potabilice y que llene de agua esa isla de una puta vez. ¿Qué no le hacen caso dice? ¡¡ Haga bulla ya hombre (pero no al uso de soliviantar la ciudadanía correteando las calles), gestione por su cuenta, diga algo, muévase caracho!!.
Confieso que leo el periódico del domingo, que viene con la revista –Pronto- que compra “Ella”. Me pone malo la página que dedican a Fuerteventura. En vez de aprovecharla para poner el grito y una pica en el cielo la imprimen para cobrar y respetar al que paga (muy normal, si no se pretende vender alturas de toda clase).
Asunto número 7. Si hubiera justicia en este país, lleno de españoles, no se debería dejar incólume ese título de revista: “LOS SECRETOS E INTIMIDADES DE LAS NUEVAS REINAS”. ¡¡¡Pero, de nadie!!! ¿Quién carajo es usted para desvelar secretos e intimidades de una reina?    Hasta Gallardón, estoy seguro sabe que solo el titular ya es punible. Es por lo que debe habilitar fiscal de oficio para enseñar a respetar las instituciones. Cortar las alas, a los que, desde la sombra pagando, quieren propiciar otro movimiento. ¡Ya ni les importa sea o no glorioso! Hay libertad de expresión y mucha; lo que no se puede pretender es movérsela en día de domingo subido en un cajón en el centro de la plaza mayor; pero muchísimo menos airear secretos e intimidades de alguien. ¡¡Una cosa es la libertad Y OTRA EL LIBERTINAJE!!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Magnífica y maravillosamente de acuerdo con todo pero muy especialmente con el asunto nº7.

Anónimo dijo...

Maestro es usted un filosofo como la copa de un pino

Anónimo dijo...

Reparo en comentario de 14 de julio: Mi muy distinguido no enemigo, ello es lo que demuestra usted ser. Por su rotunda aceptación de mi alegato; con contundencia de palabra por su parte… ese aplauso, no se irá muy pronto de mi oído siempre hambriento en sus insaciables necesidades ególatras (conozco el vocablo, lo asumo y me alegran sus consecuencias). He quedado lleno después de severa contrastación contrastada, convencido que no hay contraste alguno en nuestra gemela visión, de ver y no de visionar; por lo que me congratulo y se lo agradezco.
Antonio Domínguez

Anónimo dijo...

Reparo en comentario de 15 de julio : mi muy distinguido no enemigo, también en su caso, tan excelso extremo queda demostrado. Lo suyo es diferente, porque se trata de un calificativo muy bonito y me tienta el diablo a creérmelo; ¡más de lo que ya me lo creo! Que Dios me lo perdone.
Antonio Domínguez