sábado, 20 de diciembre de 2014

El Cabildo cierra la vía que conecta las rotondas de San Lorenzo y Piletas

C7. La vía que comunica las rotondas de San Lorenzo y Piletas ha sido cerrada al tráfico completamente, como medida preventiva de seguridad, ante una grieta aparecida esta misma mañana. El Servicio de Carreteras del Cabildo de Gran Canaria estudia sobre el terreno la gravedad de la grieta, y determina que la vía -ubicada en terraplén- sea inutilizada hasta que se subsane de manera urgente la rotura del terreno, que afecta a varios metros de largo por 3 y hasta 4 centímetros de ancho, y de incluso 0,80 hasta 1 metro de profundidad.

Al parecer, los primeros indicios sobre el terreno apuntan a que se ha podido producir un pequeño asentamiento de las tierras del terraplén en el que se encuentra ubicada la vía, debido a las lluvias, lo que se ha traducido en una grieta de dimensiones considerables en el pavimento, lo que ha llevado hoy al cierre completo de la vía hasta que se pueda evaluar la situación en su conjunto, y se logre estabilizar el terreno afectado. Posteriormente, se prevé sellar dicha grieta, y abrir al tráfico en cuanto la estructura sea estable.

Por su parte, el departamento insular de Obras Públicas e Infraestructuras prevé que esta situación se prolongue al menos hasta el próximo martes, 23 de diciembre, mientras tanto, el ramal de acceso a la GC-21 desde la GC-3, en el tramo concreto correspondiente a la glorieta de San Lorenzo con la glorieta de Piletas, quedará cortado completamente al tráfico rodado de todo tipo de vehículos, en ambos sentidos, por lo que todos los desvíos se realizarán por la GC-300.

El Cabildo solicita mucha comprensión a los conductores que circulen por la zona, así como a los vecinos afectados, sobre los que prima la seguridad e integridad de las personas y usuarios, por encima de todo. Se ruega también  máxima atención a la señalización, así como a las indicaciones de los agentes de tráfico desplazados a la zona.

La estrecha y rápida colaboración de los servicios insulares de Carreteras y Obras Públicas, con los servicios municipales del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Policía Local capitalina y Guardia Civil de Tráfico han propiciado que la situación se valorara y controlara en un tiempo récord, aunque los inconvenientes propios de estos desvíos puedan provocar numerosas incomodidades y situaciones no previstas a los usuarios y vecinos de la zona afectada, por lo que de antemano se pide disculpas por las molestias ocasionadas –futuras y hasta el momento- garantizando siempre la celeridad con la que se trabaja y actúa coordinadamente para que la situación quede solventada con garantías suficientes para todos lo antes posible.

En previsión de que esta misma tarde tenga lugar –a partir de las 20.00 horas- el Belén Viviente en la carretera general, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria anuncia que se ha desviado el tráfico en la rotonda de Cruz del Ovejero, por lo que se recomienda precaución y atención a los desvíos.

1 comentario:

Sergio Naranjo dijo...

Yo no tengo comprensión alguna con las distintas administraciones.
La conexión de una rotonda con otra fue un grandísimo error que seguimos pagando de manera inexplicable hoy día.
Los agentes de policía que acuden a diario a regular (es un decir) el tráfico en esa zona forman unos pifostios colosales donde sin ellos el tráfico sería fluido, además de que alguno parece odiar Teror.
Y como si fuera poco el atasco de Tamaraceite, ahora, en los días de más caravanas, toma coches, Tamaraceite...