martes, 9 de diciembre de 2014

El Ser o no ser del docente

Por Esteban Gabriel Santana Cabrera
La Provincia:  Un día como el de hoy podemos escuchar en la calle expresiones del tipo: “Viven mejor que los maestros”, “tienen más vacaciones que un maestro”, “y encima hasta día del docente”. Y es verdad que la profesión docente está mal vista por una buena parte de la sociedad porque solo ven los días de vacaciones y el sueldo.  Yo como docente les diría a esos que piensan así  que muchos de los que están en esta profesión por las vacaciones y por el dinero están gastándoselo en terapias y medicamentos, porque ser docente es algo más que eso.
Una vez escuché a una madre decirle a una maestra algo que me dejó los pelos de punta “dejo en tus manos lo más preciado de mi vida”. Imagínense cómo lo vivió esa persona. Pero no dejaba de tener razón esta madre porque, en verdad, dejamos en manos de los maestros y maestras, en el profesorado de cualquier nivel, a las personas que más queremos, a nuestros hijos. Porque el poder de influencia que tiene el profesorado en nuestros hijos es indudable, para lo bueno y para lo malo.
El Día del Docente lo celebra la UNESCO el día 5 de octubre. En Canarias lo celebramos este año el  9 de diciembre. El día es lo de menos, lo cierto sí es que según apunta la UNESCO, los docentes constituyen una inversión en el futuro de los países.  Es imposible prever lo que los niños de hoy tendrán que afrontar durante su vida adulta, de modo que los docentes de ahora y de mañana necesitan las competencias, los conocimientos y el apoyo que les permitan satisfacer las distintas necesidades de aprendizaje de cada niña y niño de hoy.
En el día del docente se  conmemora la aprobación, en 1966, de la Recomendación conjunta de la OIT y la UNESCO relativa a la situación del personal docente. Esta recomendación es moralmente vinculante para todos los países. Según esta institución internacional los factores esenciales para reforzar la eficacia de la tarea docente son: condiciones de empleo favorables, lo que incluye contratos y salarios adecuados, y perspectivas de carrera y promoción profesional; buenas condiciones laborales, basadas en la creación de un contexto escolar propicio a la enseñanza; capacitación previa y durante el ejercicio del magisterio, basada en el respeto de los derechos humanos y los principios de la educación integradora; gestión eficaz, que abarque la contratación y asignación geográfica del personal docente.
Estamos viviendo una época de cambios importantes e interesantes en lo que se refiere a la práctica docente. Me vienen a la mente los docentes que cada día tratan de ser mejores profesores, mejores guías, mejores acompañantes de un alumnado que pide que el profesorado esté cada vez más actualizado y que le ofrezca un entorno de aprendizaje más real y acorde a sus vivencias. Porque el maestro de tiza, pizarra y libro quedó hace rato atrás.
Muchas veces  los docentes tienen que desempeñar su labor sin los recursos necesarios ni la capacitación adecuada.  Por ello la propia UNESCO afirma que trabajar en estas dos vías es un desafío de gran importancia, porque actualmente nos enfrentamos a una crisis mundial en materia de aprendizaje ya que  hay cerca de 250 millones de niños que no logran adquirir las competencias básicas de lectura y escritura. Por esto y por mucho más es importante hacer una pausa y celebrar el "Día del docente".
Un gran reto tenemos por delante.

No hay comentarios: