jueves, 19 de febrero de 2015

El cine tiene su cuartel general en el Barranco de Tamaraceite

C7. Gran Canaria quiere potenciar su situación como foco de atracción de rodajes cinematográficos y audiovisuales nacionales e internacionales. El antiguo complejo militar de Manuel Lois, en el capitalino barranco de Tamaraceite, se convertirá en el centro operativo de buena parte de los rodajes que se avecinan, fruto del acuerdo que firmarán el 13 de febrero el Ayuntamiento capitalino y el Cabildo.
Una atractiva política de incentivos fiscales, un clima amable todo el año, una diversidad natural de paisajes envidiable, y una infraestructura hotelera de primer nivel son elementos que ayudan a situar a Canarias como foco de atracción de rodajes cinematográficos nacionales e internacionales. Pero si se quiere crear industria y que todos los esfuerzos no se conviertan en una flor de un día, los profesionales del sector recalcan que hace falta bastante más. Un paso importante en este sentido será la transformación del antiguo complejo militar de Manuel Lois como punto neurálgico y operativo para rodajes audiovisuales, cinematográficos y de publicidad.
Los aproximadamente 317.403 metros cuadrados del antiguo acuartelamiento se convertirán en un espacio multitarea, fruto de un acuerdo que se espera rubricar este 13 de febrero entre el Cabildo de Gran Canaria y el Ayuntamiento capitalino, gracias al que convivirán instalaciones dedicadas a la formación, la innovación y las nuevas tecnologías relacionadas con el séptimo arte, con dependencias que las distintas productoras privadas podrán utilizar para sus futuros rodajes.

Producciones como Palmeras en la nieve –rodada en 2014 y que se estrenará en diciembre de este año– y El Niño –filmada en 2013 y estrenada en el verano de 2014–, que en buena medida se han gestado en distintas localizaciones de la isla, ya han utilizado las dependencias de Manuel Lois como centro operativo para sus rodajes. «Durante el rodaje de Palmeras en la nieve, por ejemplo, se instaló en varias naves de Manuel Lois un taller de carpintería y otra nave se utilizó para almacenaje. Se utilizaron también varias salas para las pruebas de maquillaje y vestuario, así como para ensayar las coreografías de baile que aparecerán en la película», explica Jaime Romero, concejal de Empleo, Bienestar Social e Igualdad del Consistorio capitalino.

El Área de Desarrollo Local del Ayuntamiento ya dispone de una persona que se dedica a gestionar las cuestiones relacionadas con futuros rodajes en la ciudad y la isla que quieran utilizar Manuel Lois durante semanas o meses, según explica Jaime Romero.

«Se trata de una apuesta de futuro. Queremos generar referentes, fruto de nuestra colaboración con el Cabildo, que establezcan unas bases sólidas para que la industria cinematográfica nacional e internacional considere a Canarias como un punto neurálgico para sus planes de futuro», añade el concejal.

Por lo pronto, Helena Taberna rodará desde marzo buena parte de su nuevo largometraje El contenido del silencio en Gran Canaria. Las instalaciones de Manuel Lois servirán como base de operaciones para este proyecto. Existen «otras cuatro producciones que han mostrado su interés en venir a rodar este año a la isla», avanza Romero, que por prudencia no da más detalles.

El objetivo trazado desde el Ayuntamiento capitalino para el complejo Manuel Lois es que se convierta en un centro logístico para los próximos rodajes. Tampoco se descarta que en sus enormes instalaciones, a las que se accede por la carretera de Chile, se rueden escenas de futuros filmes, producciones televisivas o publicitarias. Incluso, cuenta con dos emplazamientos libres en los que se podría construir un plató.

Jaime Romero asegura que es una de las grandes carencias que, según los profesionales del sector, tiene Gran Canaria para crecer en este ámbito.

Bajo el mandato de Jerónimo Saavedra se llevó a cabo una inversión aproximada de 5,4 millones de euros para que el complejo de Manuel Lois se convirtiera en un referente dentro de la capitalidad europea de la cultura a la que se postuló la ciudad.

Tras el fiasco europeo, Manuel Lois se quedó en tierra de nadie, sin un proyecto consistente. Con la llegada de rodajes a la isla, atraídos por unos incentivos fiscales de 40% para el primer millón y de 38% para el resto, estas instalaciones parecen haber encontrado al fin una nueva utilidad.

No hay comentarios: