viernes, 8 de mayo de 2015

¿Tenemos que cambiar de Sociedad?

Por Luis C. García Correa
No tengo la menor duda: ¡tenemos que cambiar de sociedad!
Estamos viviendo una crisis corruptora por falta de valores morales o religiosos.
Se extorsiona, se corrompe, se roba, se amenaza… en pocas palabras: la corrupción se ha generalizado en todos los órdenes de la vida humana como cosa natural.
La corrupción es un cáncer social que lo invade todo, hasta en las religiones: matar, robar, degenerar… en nombre de Dios.
El mal se ha generalizado y hasta nos hemos acostumbrado a vivir con él.
El ejemplo aterrador es el porcentaje de personas individualistas que viven su vida, sea corrupta o no, de forma que consideran muy natural: siempre que su estándar de vida no sea afectado.
La sensibilidad social y sus problemas se suele manifestar en algunos medios de comunicación, y hay quien la fomenta y rentabiliza como medio de vender, para ganar dinero.
¡¡¡¡Hasta tanto no volvamos a vivir con una mayoría honesta que logre imponer el buen comportamiento, seguiremos camino de la autodestrucción social, económica y vivencial con el añadido mortal de la destrucción de nuestro hábitat natural!!!!.
Aceptamos –porque no hay un rechazo frontal– el mal en el vecino, como cosa natural. ¡El pobre! ¿Qué mal lo debe de estar pasando? ¡No hago nada por ayudar, por ejemplo reduciendo mis propios beneficios sobrantes en beneficio de los demás! Me limito a criticar la situación para sentirme mejor.
¡Hay riqueza de sobra! ¡Y no sobra nada!
Guerras, muertes violentas, violencia de género, crímenes por quitarle unos zapatos, extorsión, corrupción…Y sobre todo, pasotismo –que es el crimen social por excelencia– cuando sé el problema del vecino y no coopero a remediarlo. Hay quien no quiere enterarse, o pasa tanto que ni se entera.
Aquí reside el mal de males: ¡¡¡NI ME ENTERO!!!
Tenemos que cambiar, YA, o vamos a la autodestrucción del hábitat natural y de la vida normal, como la cosa más natural.
El Planeta Tierra no sólo va a ser inhabitable por el calentamiento físico del cambio climático, sino también por la aceptación del mal como cosa natural.
¡Todos, pero todos, somos culpables, si no cooperamos al bien general!
¡¡¡O cambiamos de sociedad, o no sobreviviremos al mal!!!

No hay comentarios: