lunes, 20 de julio de 2015

El joven Tomás Galván, vecino de Tamaraceite, presenta La Mañana del Verano en COPE Gran Canaria.

Galván: “Si puedo contar historias soy feliz”

Por Adriana Beltrán
Por segundo año consecutivo Tomás Galván, natural de Las Mesas y excolaborador del blog Tamaraceite Actualidad, se convierte en la imagen del verano de COPE Gran Canaria (90.1). Con tan sólo 19 años Galván dará vida, una vez más, a La Mañana del Verano, magazine de actualidad que aterriza en la parrilla más fresca de 11 a 13 horas desde este lunes 20 de julio hasta el próximo 31 de agosto.

Después de superar su primer año en Periodismo (Universidad Carlos III de Madrid) con excelentes notas,  Tomás regresa a Gran Canaria con la intención de conquistar los hogares con su carismática y obsequiosa voz.  

Nosotros hemos tenido la oportunidad de hablar con Tomás, quien nos ha contado de primera mano su experiencia en Madrid y sus expectativas como colaborador en la Cadena COPE.

-          Hola Tomás. Vuelves a casa después de un año lejos de tu entorno pero inmerso en tus estudios y en el periodismo. ¿Cómo valoras tu primer año de carrera?

Un buen año, sin lugar a dudas. Pero recuerdo los primeros días como unos de los más difíciles de mi vida. Llegué a Madrid con muchas ganas, con mucha ilusión, entusiasmado por empezar la carrera y el mundo se me vino encima muy rápido. Me planteé dejarlo todo y volverme a casa con mi gente, con mis amigos, con mis playas. Además, el primer día de clases lo viví tan desorientado que llegué a decir que el Periodismo no era para mí. Pero en frío pensé en qué otras posibilidades tendría si regresaba a casa, qué otra cosa sabía hacer además de contar historias, y la verdad es que me respondí rápidamente. Los días pasaban y gente desconocida se convirtió en amigos y todo el malestar de los primeros momentos se transformó en una certeza: es mi momento en Madrid y todo es cuestión de tiempo.


-          ¿Te ha ayudado Madrid para enamorarte de la profesión?

Madrid me ha ayudado a enamorarme de todo. O mejor: a saber lo que es amor y lo que son romances pasajeros. El Periodismo es mi gran amor y durante estos años creceremos juntos en un lugar tan especial como Madrid.

-          Con tan sólo 18 años conseguiste ponerte al frente de una de las mayores emisoras de radio de España. ¿Cómo lo conseguiste? ¿Cuál fue la clave de tal premeditado éxito?

Tengo que decir que fue cosa de la Virgen del Pino. Tal cual. En mayo del 2014 fue la bajada de la patrona hasta la capital, y Radio Tamaraceite, la emisora en la que yo tenía un programa, se unió durante esos días a la Cadena COPE para realizar una cobertura muy potente de todo lo que dieran de sí esas dos semanas de fiesta.  Nos dimos un curro bueno. Y más de un madrugón.  Mi sorpresa fue que a los pocos días, me llaman de la Cadena COPE en Gran Canaria para hablar conmigo y me dan un caramelo que se llama “La Mañana del Verano”. Y este año se les ocurrió volverme a llamar, así que supongo que no lo hice demasiado mal. Y si hay algún tipo de éxito, supongo que se debe a que empecé a moverme cuando no había cumplido los 15 años. Tenté muchas veces a mi “yo del futuro” y, claro, se adelantaron algunos acontecimientos.

-          Empezaste en COPE antes de comenzar tus estudios de Periodismo en Madrid. ¿Te ayudó tu experiencia a tu formación?

Si no fuera por la ilusión y la pasión que el periodismo genera en mí y por la experiencia que he ido adquiriendo estos años, habría abandonado la carrera porque es aburridísima. Luego aprendí que la clave está en saber sacar el contenido de la Universidad a la calle. Y eso hice. Quien se queda solo con lo que dicen en las clases está perdido. Pero evidentemente que los pinitos que he hecho me ayudan a comprender la parte teórica de la carrera, a motivarme, a seguir adelante.
 
-          ¿Y viceversa? ¿Crees que tu actual formación podrá mejorar esta segunda incorporación? 

Por supuesto. La formación es fundamental. De hecho, he llegado a la redacción este año con un concepto más concreto de la profesión, con las ideas más claras, con una manera de trabajar más determinada que deseo poder transmitir.

-          ¿Qué cambios añadirás a La Mañana del Verano? ¿Cuál es tu labor en el programa?

Este verano incorporamos secciones. Por ejemplo, los martes tendremos a un médico que nos hablará de asuntos sanitarios pero también de la filosofía que cada día generan las Urgencias de un gran hospital como el Doctor Negrín de Gran Canaria. A la tertulia de periodistas que ya tuvimos el año pasado, se sumará en esta ocasión un debate entre universitarios para comentar y analizar la actualidad. Queremos demostrar que los jóvenes se implican y saben de lo que hablan. Tendremos también una ronda desinformativa donde comprobaremos que la realidad puede alcanzar extremos estrafalarios y que, desde luego, la ficción a menudo se queda corta.  Habrá momentos para el humor, el cine, la gastronomía, la participación, la música y, por supuesto, la información. Cada 30 minutos tenemos boletín de noticias y, además, las entrevistas y los reportajes sociales en la primera hora del programa.
 
-          Y mirando hacia atrás, ¿ qué ha cambiado de ese aniñado Tomás que se enamoró de la profesión colaborando con Radio Tamaraceite desde el patio del I.E.S. Cairasco de Figueroa?

Ha cambiado todo y nada, supongo. Quedan la ilusión, la pasión, el entusiasmo por esta profesión que un día, sin darme cuenta, me atrapó. Y mientras creces, van cayendo prejuicios, fronteras mentales que te habías puesto sin saber por qué. A veces me tomo la vida demasiado en serio y, en cuanto me doy cuenta, trato de reírme para quitarle hierro al drama. Y solo espero que nunca aquel niño que fue al colegio de Las Mesas, que estudió en el Cairasco de Figueroa y que descubrió la radio gracias a un taller, pueda avergonzarse del hombre que soy y quiero ser. Me apenaría muchísimo que alguna vez me reprochara una traición a mi forma de ser o a mis principios.

-          Pero aún queda mucho por hacer y por recorrer. ¿Cuáles son tus expectativas de futuro?

Expectativas todas. Quiero seguir en la radio, escribir, hacer tele, estar en la calle. En realidad, mientras tenga las herramientas necesarias, me da igual el lugar. Si puedo contar historias soy feliz.

De momento, los espero de lunes a viernes, de 11 a 13 horas, en La Mañana del Verano en la Cadena COPE.

-          Muchas gracias Tomás por tu tiempo y por tus palabras. Desde aquí te deseamos toda la suerte que te mereces. No dejes de contar historias.


Gracias, Adriana. Salud y éxitos. 

No hay comentarios: