martes, 14 de julio de 2015

La entrada al Camino Viejo da pena



La entrada al Camino Viejo de San Lorenzo desde los aparcamientos de Leroy Merlin, en lo que antes era parte de este camino real de Gran Canaria y que comunicaba Las Palmas con Teror, está que da auténtica pena. Dar con su entrada cada vez se hace más difícil e intransitable, la suciedad campa a sus anchas y lo que es más triste es que a 20 metros los tractores y el asfalto siguen haciendo de las suyas. 
No sabemos cómo va a quedar esta entrada y si la van a adecentar o si va a desaparecer como así lo hizo el proyecto de zona libre, palmeral  y parque con vegetación de colores en el margen izquierdo del barranco y para separarlo de los aparcamientos.
Al final nada de nada, el asfalto llega hasta el mismo margen del barranco y Tamaraceite sigue callada, como llevamos callados estos últimos quince años en que nos han ido comiendo las palas y los tractores y solo se ha oído alguna que otra voz en el desierto en que nos estamos convirtiendo.
Esperamos y deseamos que, al menos, no se pierda esta entrada y lo que queda del Camino Viejo tenga una entrada digna por historia.

No hay comentarios: