lunes, 28 de septiembre de 2015

¡Soy Apasionado!

Por Luis C. García Correa y Gómez
He amado y amo apasionadamente. No quiero cambiar.
El cúmulo de recuerdos apasionados es tan grande que, quizá, ya no tenga tiempo, ni vida, para evocarlos.
Doy gracias a mi familia por haberme educado en valores con los que he sido feliz y libre, y que han hecho crecer en mi corazón un profundo deseo de ayudar y amar.
Amar es el cimiento de mi pasión.
No quiero cambiar.
Y si les sirve de algo mi experiencia: ¡Por favor! ¡No dejen de amar!
Soy apasionado, y con los años, las sensaciones se agudizan, las lágrimas son más incontenibles, y las vibraciones son más intensas, adorables e inolvidables.
He amado y amo apasionadamente. No quiero cambiar.
Muchos momentos de mi vida han sido grandiosos y gloriosos, en los que he recibido más de lo que he dado.
El cúmulo de recuerdos apasionados es tan grande que, quizá, ya no tenga tiempo, ni vida, para evocarlos.
Los recuerdos tratan de convertir esos sueños en realidad por el deseo de revivir hechos que han marcado la vida de amor y de felicidad.
Lo que más me ha hecho vibrar, por lo que estoy dispuesto a dar mi vida, es mi amor apasionado a Padre Dios, a mi familia, a mis amigos, a la humanidad, mi amor y lealtad a Su Majestad El Rey y a la Patria.
No quiero cambiar.
Doy gracias a mi familia por haberme educado en valores con los que he sido feliz y libre, y que han hecho crecer en mi corazón un profundo deseo de ayudar y amar.
Participar honestamente ha sido el cimiento de mis actos, los que me ha llenado de recuerdos imperecederos y eternos, y por los que he recibido más que lo que he dado.
Amar es el cimiento de mi pasión.
En el atardecer de mi vida, sigo siendo apasionado: intento llenarla con actos de amor y está llena de recuerdos de amor.
No quiero cambiar. Por si les sirve de algo mi experiencia: ¡Por favor! ¡No dejen de amar!

No hay comentarios: