viernes, 2 de octubre de 2015

No quiero olvidar

Por Luis C. García Correa
No quiero olvidar los cimientos y los valores que me crearon mis padres, mi familia y la humanidad.
La globalización me ha unido a personas, hoy amigos, con quienes compartimos experiencias tratando de ayudarnos.
Mi iré de este mundo - que puede y debe ser maravilloso - amando apasionadamente al ser humano.
No quiero olvidar el amor recibido, que recibo, y el que quiero dar.
No quiero olvidar que amar es la felicidad, y el compartirla es ayudar.

“NO QUIERO OLVIDAR”

No quiero olvidar los cimientos y los valores que me crearon mis padres, mi familia, la comunidad y hoy la humanidad.
Cimientos en los que he ido construyendo mi vida con la honesta participación tratando de ayudar, y así he obtenido plena felicidad y plena libertad.
Esta es mi gran experiencia que quiero transmitir, y que es el resultado de mi larga vida, intensa y llena de momentos que jamás podré olvidar.
Gracias les doy a mi pueblo y al mundo entero.
La globalización me ha unido a personas, hoy amigos, con quienes compartimos experiencias tratando de ayudarnos.
Mi iré de este mundo - que puede y debe ser maravilloso - amando apasionadamente al ser humano.
He tratado, y trato, de proteger nuestro hábitat natural. Y todo con el fin de ayudar.
No quiero olvidar el amor recibido, que recibo, y el que quiero dar.
Esta es mi gran experiencia: amar apasionadamente al ser humano, y al hábitat natural, ambas las necesitamos para la vida natural y de felicidad.
“No quiero olvidar que amar es la felicidad, y el compartirla es ayudar”.

No hay comentarios: