lunes, 28 de diciembre de 2015

Solicitar algo necesario

Por Luis C. García Correa
“Percibir una necesidad y no socorrerla es merecedor de condena”.
Ayudar a resolver una necesidad es de grandes, valiente, bueno y es merecedor de la mayor recompensa.

Solicitar una necesidad y ser benefactor de ella, es de agradecer por el necesitado, pero ambas partes se benefician en la acción.

Solicitar una necesidad y atenderla es el camino de cambiar el mundo de la indiferencia, despreocupación y pasotismo, y si se resuelve ya no se estará en el camino equivocado sino en el de un mundo mejor.

Existen todas las posibilidades para un mundo mejor. La globalización será la vía de la solución, y si no la aprovechamos todos seremos reos del mal de los demás. Se nos podrá trasladar a nosotros, porque el bien como el mal no es estático, sino dinámico, y está donde lo dejamos estar.

¡Qué fácil es ayudar y solucionar una necesidad! ¿Quién no tiene esa oportunidad?
Desaprovechar esa oportunidad de ayudar, es entrar, con peligro de no salir, en la maldad, que le amargará la existencia a quien pudiendo hacerlo no quiso ayudar.

No hay comentarios: