viernes, 22 de abril de 2016

¿Por qué se repite la historia? Y la Educación

Por Luis C. García Correa
¿Por qué se repite la historia? Básicamente por la educación. En el momento en el que la educación no se cuida, o falta completamente, surgen las envidias y, como consecuencia, los odios y rencores.
¿Cuándo y quiénes son los actores de ese comportamiento agresivo y vejatorio? Normalmente comienzan los maleducados y luego continúa con las personas que tienen autoridad que, haciendo gala de una falta de educación notable, no respetan a los demás, y, como consecuencia abusan de su autoridad.
¿Qué hacer? Respetar y exigir, con respeto, lo que es correcto, lo que es debido y lo que puede y debe ser exigido: el respeto.
Nunca meter la cabeza debajo del ala. Tampoco devolver el golpe con otro golpe, aunque sí es necesario el rechazo educado, una confirmación de lo que es correcto.
¿Cuánto debe sufrir la persona que actúa con rencor y odio?
El rencor y el odio se adueñan de ellos las 24 horas del día y eso es espantoso, porque tiene el añadido de la progresión: cada vez va a peor.
Cada hora que pasa se eleva el sentimiento de agresividad, llegando a los extremos de tratar de prohibir actos religiosos, porque son contrarios a las creencias de los que tienen odio y rencor.
Las autoridades rencorosas normalmente intentan mistificar la oposición a los creyentes aduciendo razones de seguridad social, como, por ejemplo, que no se celebren las procesiones de Semana Santa, que no se celebren actos culturales con representación de hechos religiosos, etc. etc.
¿Qué hacer? Rezar y hacer el bien sin mirar a quién.
No conformarse con la negación, recurrir legalmente y llegar a donde sea necesario llegar para obtener el respeto a la legalidad.
¿Por qué se repite la historia? Cuando se dan las mismas o parecidas circunstancias de la falta de educación.

No hay comentarios: