domingo, 29 de mayo de 2016

Orinar los perros en las fachadas y dejar excrementos en las aceras nos puede salir caro.

                                     Fotografía: C7
Caminar por las calles de la ciudad y por muchos de nuestros barrios, se hace en ocasiones muy desagradable, al ver que los dueños de los perros, y digo bien, van dejando su huella al paso, no solo con las heces de sus mascotas, sino con la orina en fachadas y ruedas de vehículos. Un hecho que está penalizado con multa, y no vale echar un chorro de agua, que en muchos casos lo que hace es extender la orina por el resto de la acera. Por ello es importante que nos concienciemos de lo importante que es respetar los "bienes ajenos" en este caso, y nunca mejor dicho, para una mejor convivencia. Y que no les pase como a mí, que le digo a una "buena" señora cuyo perro estaba orinando en mi puerta: "Sra, tenga en cuenta que orinar los perros en la fachada está penalizado por el Ayuntamiento". Ella, ni corta ni perezosa, lo que empieza es a insultarme, que si no quería a los animales, que dónde iban a orinar, etc, etc..
Me parece que como no cambie la mentalidad de algunos, y recalco bien, algunos dueños de animales, nuestra ciudad y nuestro barrio seguirá siendo una pocilga, donde caminar será más que una carrera de obstáculos.

Por todo esto, quiero recordarles a los dueños de los perros que la Ordenanza Municipal es muy clara a este respecto, y más concretamente el Capítulo VI, en los Artículos: 16 y 17.

Artículo 16 
1. En los espacios públicos están prohibidas las siguientes conductas:
 a) Asear animales.
 b) Dejar los restos resultantes del aseo de los animales.
c) Permitir al animal orinar en la acera y contra fachada de inmueble, mobiliario urbano o vehículo.
 d) Dejar las deyecciones de los animales.
2. Si es inevitable que el animal ejecute sus deyecciones en los espacios públicos la persona que lo conduce lo llevará a la calzada, junto al bordillo y lo más próximo a los sumideros del alcantarillado.
3. La persona que conduzca al animal siempre limpiará inmediatamente sus deyecciones.
 4. La persona que conduzca al animal llevará siempre envoltorios de cierre hermético para las heces y líquido para aclarar la orina.
 5. Está prohibido utilizar las papeleras para depositar los envoltorios de excrementos y suciedades de los animales.
 6. Los residuos orgánicos se depositarán, sin excepción, en los contenedores de residuos domésticos, envueltos herméticamente.

Artículo 17
 Del incumplimiento de lo dispuesto en el artículo anterior, y a los efectos de las sanciones establecidas en el capítulo XIII, será responsable la persona que conduzca el animal y, subsidiariamente, el propietario del mismo. El personal municipal destinado a la función de inspección llevará la credencial que le identifique para el ejercicio de la función inspectora. Los inspectores quedan facultados para pedir a los poseedores y propietarios de animales que se identifiquen en caso de estimar que han cometido alguna de las infracciones antes tipificadas. Si el ciudadano requerido se niega a identificarse, el inspector solicitará el apoyo de los agentes del orden público para lograr la  identificación, sin perjuicio de la facultad de retirar el animal objeto de la conducta. El Servicio de Inspección formulará las denuncias correspondientes cuando estime que se ha cometido cualquiera de las infracciones antes tipificadas.

Por ello es importante que recordemos que podemos ser denunciados si existiera una evidencia de que nuestras mascotas dejan excrementos en las aceras u orina en las fachadas.


ORDENANZA MUNICIPAL

7 comentarios:

Angel Figueira dijo...

Me gustaría saber si tenemos alguna ley que hable de los cantos del gallo toda la noche, porque ahora llega el verano y no podre dormir con la ventana abierta.

Gracias

Victor Androano dijo...

Hola. Yo no tengo coche propio. Pero tanto mi perro como yo tenemos que soportar respirar el humo contaminante que despiden los vehículos y que en el caso de los diesel emiten partículas cancerígenas...curiosamente para algo que daña la salud humana no hay restricciones legales. Pero alguien que pasea a su perro es casi un delincuente en potencia. No me parece un trato equitativo.

Anónimo dijo...

cuando salgo de mi casa con mis hijos nuestro juego preferido es... no pises las cacas.quien pierda no entra en casa a la vuelta

Anónimo dijo...

solo te están pidiendo que recoger la caca de tu perro cerrar la bolsa y tirarla al contenedor de basura con la bolsa cerrada.es mucho pedir?

Anónimo dijo...

Si verdaderamente se ama a las mascotas se hará todo lo posible para evitar que estas sean objeto de reproches (aún no teniendo culpa alguna) Que hay muchas cosas que solucionar y seguramente más graves ya lo sabemos todos, los que tienen mascontas y los que no. No confundir las cosas por favor, no ayuda a las mascotas.

Anónimo dijo...

Menos cafés y mas patrullar las calles del barrio La Suerte que la gente saca a los perritos a ensuciar las aceras y fachadas de los demás. Pq no lo hacen en la puerta de sus casas? Muchos ni recogen sus deposiciones, les dices algo y se molestan. Mano dura que lo que le duele a la gente es el bolsillo y no que les den lecciones de ciudadanía.

Vecina de Tamaraceite dijo...

No entiendo por qué el ayuntamiento no.pone a policías o inspectores en los sitios donde van los dueños de perros para cazarles y ponerles multas. Deberían ponerles multas así las calles estarían más limpias y los guarros tendrúan que pagar las multas