viernes, 11 de noviembre de 2016

La voluntad popular

Por Luis C. García Correa
¿Qué es la voluntad popular? La que manifiesta la mayoría de un pueblo honesto, unido, participativo y libre.
Las uniones minoritarias son muy dignas y necesarias, pero no pueden decir que ellas representan la voluntad popular.
Hay quien se subroga el poder y la autoridad de otros y dice: “según la voluntad popular” ¿Dónde y quiénes han manifestado esa voluntad? ¿Qué unión o uniones de ciudadanos honestos, que suman al menos la mayoría, han dado a conocer su voluntad? Si estas preguntas se pueden responder con datos, entonces sí hay voluntad popular.
Hay que propiciar y apoyar a las mayorías.
Las uniones, aún de la mayoría, tienen dos condicionantes imprescindibles: la honestidad y la participación.
Sin la honestidad y la participación no existe la verdadera y real voluntad popular. Existirá la voluntad de esa mayoría, que no tiene la autoridad, sino la representación de esa mayoría.
Todo en la vida humana tiene unos cimientos y condicionantes que los diferencian de los entes que no los tienen.
La unión hace la fuerza, pero sin honestidad y sin participación no hay la fuerza de la voluntad popular. No basta la unión, ni aún de la mayoría.
El número no tiene la verdad. La verdad es la que tiene los números.
La verdad, la autoridad y el poder están y han estado en los pueblos honestos, unidos, participativos y libres, y de ellos nace y se desarrolla la voluntad popular.
La voluntad popular debe ser el comienzo, el camino y el final del bien de la comunidad.
La voluntad popular es la meta a conseguir para aumentar la felicidad y la libertad.
La voluntad popular es una necesidad para cambiar el mal por el bien.

No hay comentarios: