lunes, 19 de diciembre de 2016

Los ricos cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres

Por Luis C. García Correa
A lo largo de mi larga vida siempre he oído la misma frase: “Los ricos cada vez serán más ricos, y los pobres serán cada vez más pobres”. Y mi experiencia es que si, que es verdad, en la medida que los demás – que somos la mayoría aplastante - hacemos dejación de nuestros derechos y deberes.
¿Qué sentido tiene esa frase: "los ricos más ricos, y los pobres más pobres"?
Tiene un sentido de derrota ¡Ya no hay nada que hacer! ¡Todo está hecho! Y nada de eso es verdad.
El derrotismo es descalificador. El derrotismo es dar por sentada la derrota del derrotista y la victoria del contrincante.
El derrotista no tiene razón jamás, como tampoco la tiene el que se gloría en su ventaja por la debilidad del otro.
Parece como si los seres humanos nos olvidásemos de lo que somos: seres humanos con libertades capaces de aceptar y de hacer el bien o el mal. Solo nosotros, los seres humanos, tenemos ese dominio y esa facultad de decir y hacer lo que creemos, aunque habría que matizar “lo que creo que debo hacer”.
Si fuéramos realmente libres – porque nos hemos ganado la libertad a pulso – seríamos capaces de imponer el bien sobre el mal.
La mayoría tiene siempre el poder, pero puede no tener razón.
La mayoría es también la que los demás permitimos que sea por nuestra desidia, despreocupación, pasotismo, egoísmo, mala educación, falta de valores, desunión…
Culpar a otros puede llegar a ser una cobardía si no defendemos lo que es nuestra autoridad y poder, nuestra decisión en la libertad.
Culpar a otros es una forma de hacer dejación de derechos y deberes.
Culpar a otros jamás es la solución.
¿Cuál es la solución? La honesta participación en la honesta unión de la mayoría. No hay nada ni nadie que pueda contra esto.
Hacer dejación de derechos y deberes conlleva y arrastra a que otros en minoría dominen a la mayoría.
Jamás será verdad que "los ricos cada vez más ricos, y los pobres cada vez más pobres" si unidos, creamos una mayoría honesta a la que todos tienen que obedecer.
Las minorías vencen cuando las mayorías claudican. Entonces sí, "los ricos serán más ricos, y los pobres serán más pobres".

No hay comentarios: