viernes, 17 de marzo de 2017

“¡¡¡LEALTAD AL REY Y A LA PATRIA!!!”

Por Luis C. García Correa
La lealtad a Su Majestad el Rey no es una devoción, es una obligación de los ciudadanos honestos y participativos de un país con monarquía.
S.M. el Rey Felipe VI representa a la Nación Española.
Se puede ser monárquico o no, pero la obligación de la lealtad al Rey es ineludible, imprescindible, y necesaria para que haya Patria, orden y amor, como ciudadanos de respeto y honor que queremos ser.
En los Países que tienen monarquía sus ciudadanos podrán estar de acuerdo o no con ella, y podrán reformar el modelo de Estado según los mecanismos previstos en sus constituciones. Lo que es imperdonable es la falta de lealtad, respeto y obediencia al Rey y a la monarquía, a quien en un momento determinado de la historia representa al conjunto del país. Se crea o se quiera  a la monarquía o no se la quiera.
Cualquier régimen político honesto, democrático y acordado, establecido y aceptado, que dirige y administra los bienes sagrados de la comunidad, tiene que ser respetado con el mayor de los respetos, dar ejemplo de ese respeto y lealtad, y ser merecedor de que sus ciudadanos sean fieles, honestos y leales.
Ser un honesto ciudadano se basa en el respeto, el orden y el amor a la Patria y a quien la representa.
¡¡¡Lealtad al Rey!!! No hay la menor duda.
Faltar a la lealtad al Rey es ser un desleal y un mal ciudadano pudiendo llegar a ser un enemigo del bien común y de la paz.
La falta de educación crea la falta de valores, como la honestidad, el respeto, el amor a la Patria y a quien la representa -el Rey en una monarquía parlamentaria- y como lo es también, en todos los regímenes políticos, la bandera.
Faltar al respeto y a la lealtad al Rey en una monarquía parlamentaria es una grave maldad, que debe ser rechazada por los demás ciudadanos honestos, fieles y leales.
La Patria es la madre Patria, y como tal es la que nos vio nacer y crecer y a la que le debemos nuestro respeto, amor, fidelidad y lealtad.
La Patria tiene un régimen de gobierno y unos administradores que administran los sagrados bienes de la comunidad, sea monárquica o cualquier otra forma de Estado democrática y libre, y faltarle al respeto y no ser leal, es ser apátrida y renegado de su propia Patria, de su madre Patria, lo que debe llevar aparejado el repudio social por ser un mal ciudadano.
¡¡¡Lealtad al Rey!!! No es ser un fanático, es ser un ciudadano honesto que tiene lealtad a su Rey y a su bandera, porque representan a la madre Patria a que debemos lealtad.
¡¡¡Lealtad al Rey!!! Debe ser de bien nacidos, lo normal, y lo natural para sentirse un honesto ciudadano.
¡¡¡Lealtad al Rey!!! Para ser un leal y honesto ciudadano.
¡¡¡Lealtad al Rey y a la Patria!!! Por honestidad, lealtad y amor a la Patria, al conciudadano y al Rey que representa a la nación.