viernes, 7 de abril de 2017

De carreteras a calles.

C7.  El Ayuntamiento ha encargado un plan para municipalizar 30 kilómetros de travesía que han sido superadas por el crecimiento de la ciudad. La intención del grupo de gobierno es convertirlas en calles, con aceras y todos los servicios propios de la trama urbana. Costará entre 25 y 30 millones de euros.    

El concejal de Urbanismo, Javier Doreste, ratificó este martes el anuncio hecho en el último pleno relativo al encargo de un plan director de carreteras municipales por el que se quiere convertir en calles las travesías urbanas. En total, serán 30 kilómetros de vía las que se pueden transformar en calles, con aceras y todos los servicios propios de cualquier pasaje urbano.

Doreste calcula entre 25 y 30 millones de euros la inversión necesaria para acometer esta iniciativa, que casi se concentra al 100% en los distritos de Tamaraceite-San Lorenzo-Tenoya y Vegueta-Cono Sur-Tafira.

El programa de actuaciones que se derivará del plan director de municipalización de carreteras determinará el orden de las acciones en función de «las necesidades de movilidad» de los vecinos y de la carga de tráfico de las propias vías. «Básicamente se trata de antiguas carreteras agrícolas y serventías, en torno a las cuales creció la ciudad», matizó el edil de Urbanismo.

El modelo que se toma como referencia es la municipalización de la GC-111, la carretera de Tafira, que se ha convertido, tras la intervención, en dos calles: doctor Agustín Bosch Millares y doctor Navarro Marco.

Así, la conversión de carreteras en calles podría afectar a vías como la carretera general de Tamaraceite (GC-300), la carretera de Almatriche (GC-310), la subida a El Lasso o la carretera de Las Perreras (GC-340), entre otras.

Precisamente el proyecto de urbanización acometido en la antigua carretera de Tafira, desde la Cruz del Inglés hasta el límite municipal, fue objeto central de la discusión que se produjo en la comisión de Desarrollo Sostenible que tuvo lugar este martes en el Ayuntamiento.

El concejal de Unidos por Gran Canaria, David Suárez, presentó una moción en la que propuso que se sometiera a estudio la posibilidad de llevar a cabo la urbanización de toda la calle doctor Agustín Bosch Millares, ya que la repavimentación efectuada en diciembre «ha generado malestar entre los vecinos, pues con el recargo de firme se ha generado un riesgo de caída en las personas al haber más altura para salir y entrar de los domicilios. A su vez, esto ha provocado que se agraven las escorrentías de las aguas pluviales, facilitando su acceso a algunas viviendas».

Sin embargo, el grupo de gobierno tumbó la moción de Unidos por Gran Canaria porque la actuación se incluirá en el plan director de municipalización. «No nos negamos a seguir trabajando en Tafira, ya estamos estudiando la posibilidad y, por eso, vamos a votar en contra de la moción», explicó Doreste.

Para Suárez, el Ayuntamiento «solo ha puesto una plasta de alquitrán que deja a los vecinos de una parte de la calle aislados».

No hay comentarios: