miércoles, 3 de mayo de 2017

¿A qué espera para conquistar el mundo?

Por Luis C. García Correa
¿A qué espera para conquistar el mundo? De los indecisos no queda nada escrito.
El mundo le está esperando ¿A qué espera para conquistarlo?
¿Cómo se conquista al mundo? Solo hay un medio: la honesta participación con amor apasionado tratando de ayudar para alcanzar y compartir la felicidad y la libertad.
La vida tiene sentido cuando no solo la vivimos sino cuando la vivimos con sentido, con metas e ilusiones para que sirva de algo, y ese algo debe ser el ayudar, el compartir… haciéndolo con honestidad, prodigalidad y con profundo amor, y así alcanzaremos la meta que nos propusimos.
Las metas son consecuencia de la educación recibida, aceptada y practicada.
Las metas ayudan a tener la vida llena de esperanza, ilusión y razones por las que luchar.
La vida es una constate lucha en la que debemos tratar de ganar, o la perderemos por falta de valor, decisión y de compromiso alertados y apoyados por falta de la honesta participación.
“¡¡¡La honesta participación sigue siendo la solución!!!”
Olvidar y no practicar la honesta participación es caminar ciego por un mundo de tropiezos y apoyar a la corrupción, que invade y anega al mundo que tratamos de conquistar.
¿A qué espera para conquistar al mundo? Le espero, y en el camino nos encontraremos, y juntos sumaremos, nos ayudaremos y conquistaremos.
No dudo que quiera conquistar al mundo, igual que yo. Trato de hacerlo y lucho para conseguirlo, aunque no dejo de reconocer que aún estoy en el camino, al que no debo dejar por muchas adversidades e inconvenientes que encuentre.
La vida, esa maravilla, lo es si trato de conquistar el mundo con mi ayuda, con mi amor apasionado y mi honesta participación que me llevan, me transporta y me conducen por el camino de la verdad, que no es otro que el de la santidad.
¿A qué espera para conquistar el mundo? No espere, si no se le adelantarán y lo dejarán atrás.
¿A qué espera para conquistar el mundo? Hay competencia lo que lo hace de más valor, alegría, esperanza e ilusión de ayudar, para con la ayuda conquistar al mundo y repartirlo entre los demás. Que eso es ayudar.
¿A qué espera para conquistar el mundo? No se retrase, porque entonces habrá quién se le adelante, y no llegará.
¿Para qué conquistar el mundo? Para ayudar a tener la plena felicidad en la plena libertad.
“¡Les espero en el camino, nos encontraremos y juntos conquistaremos al mundo!”.

No hay comentarios: