jueves, 4 de mayo de 2017

Gofios, padres y redentores míos.

Por Antonio Domínguez
En el año 1939, cuando el ilustrísimo excelentísimo, nobilísimo, sobrehumano, pudoroso, desinteresado, incorruptible ayuntamiento de Las Palmas, decidió desde su altura y nobleza,  tomar de la mano al ayuntamientucho de San Lorenzo, para que no siguiera por la senda de la perdición , yo me encontraba en  encrucijadas testiculares. Además de no haber bajado a ninguna trompa de Falopio, por consiguiente.  Gracias a esa decisión  consistorial capitalina en manos de seres que nunca se les recocerá valía hasta el punto que merecen aquellos grandes hombres, hoy, tenemos (aquí en San Lorenzo) un nivel de vida y equipamientos que para sí quisiera la mas reputada capital europea.  Tenemos todas las zonas ajardinadas y verdeadas con césped ; la envidia de Londres. Tenemos zonas arboladas de los mas bellos especímenes tropicales caribeños. Tenemos una red comercial; quebradero de cabeza de la quinta avenida de Nueva  York. Tenemos una agricultura vanguardista que ya quisieran las zonas cerealistas mas reputadas y que en el mundo entero son. Tenemos las ratios de médicos y educadores por cabeza, a largueza que son el asombro de técnicos y gobernantes europeos. Tenemos como consecuencia algo que el mundo entero no tiene: ciudadanos que –todos- adecuadamente vestidos; odian los zarcillos, las bermudas, los tatuajes, las zapatillas, raparse como los antiguos presos. Mas de dos tercios ¡como mínimo! Son licenciados. Tenemos una población que no arregla nada a voces, sino desde el sosegado entendimiento-razonamiento. Tenemos una gran industria que ha de vérselas para conseguir mano de obra; que de tanto trabajo que hay en nuestro municipio se han de rifar un trabajador. Tenemos nuestros perros callejeros gordos como cochinos por tan exagerada abundancia. Tenemos grandes centros de reunión para jóvenes y viejos; por lo que, lo de la droga aquí no ha prendido y es imposible que prenda.
No tendríamos cuando acabar si fuéramos a contar los beneficios de ese ROBO NOBLE  DEL QUE FUIMOS CUERPO ROBADO; en esos  maravillosos años del RESURGIR para todos; cuando en España empezó a amanecer y, a hacerse de día oscuro, muy brumoso, tormentoso por primera vez en su historia. De no ser por LA NOBLEZA encomiable y hasta pía del ayuntamiento de Las Palmas, jamás había sido posible de la GRAN manera que lo es y por cuyo favor le estaremos eternamente desagradecidos, ingratos y olvidados, ello, es, porque somos muy malas personas, no nos podemos comparar con ángeles del cielo rebosando candor celestial, como es el caso. 
Nuestra psicología de las concepciones del mundo no había tenido éxito de no haber ido de la mano de tan excepcionales y brillantes personalidades palmeñas ¡¡eso está mas claro que el agua que no esté turbia!!
De la misma época en que yo estaba en encrucijada testicular y por consiguiente en ninguna trompa de Falopio y que por lo mismo solo conozco miles de imágenes dantescas que me han traído las tradiciones orales y todas coinciden en lo mismo. Como así mismo todos los acuerdos sociales en nuestros barrios, que ellos para protegerles mejor dicen que son suyos. ¡y saben como se lo agradecemos a estos santos misioneros! Acusándoles de golpistas, robones , y si de mal nacidos no, sí de mal paridos o, de que los parieron mal. No tenemos norte y guía; ni luz ni vida;  ni valor ni coraje; ni educación y templanza; ¿porqué no decirlo?, ni vergüenza; demandando tragonamente a estos humanos serios, abnegados y bienhechores, como si no estuvieran dando la vida por nosotros. ¡¡no tenemos arreglo; que malos somos cojines!!
Estoy “plenamente seguro” que esto les parecerá  persecución, machaconería y abundancia en la ceja rota. Lo de ustedes es lo que es estupendo, porque tienen un municipio entero ajeno apuntado a su nombre, y, no solo eso, sino llevándose los impuestos a cambio de una vereda desde los Giles o tirando abajo las casas de Pacuco el enano que, a saber si serán nuevamente levantadas, merced a esa huida adelanto o adelantada hacia adelante; que se da en un municipio ajeno por haberse gastado las perras –de los dos- en el propio. Me da en la cara el paripé, porque ya dijo “un edil” hace un año que, para ello no había liquidez. ¿se sacaron el cupón de la once?
Y ya que mancillan a diario a nuestro municipio con declaraciones, intensiones, mentiras, embustes, mendacidades, falacias, falsedades, bolas, trolas, cuentos, engaños, enredos, fricciones, patrañas, calumnias. Yo sé que eso es así y no hace falta saber mas nada de la mercancía que despachó Paco Franco y sus secuaces; porque además, el NOBLE ROBO, es teoría universitaria dada por doctores en historia serios, y no por mequetrefes que la trastruecan y la trabucan (tergiversan).
Ya que están ustedes en el delito, permitan esporádicos relinchos de furia y no se la cojan con papel de cocina. Les digo de cocina y no de fumar, porque el de fumar no llega ni a confetis para abarcar tremendos cabezotes; porque a semejantes cojones les pertenecen, a su vez, semejantes lomos embuchados.

Ante jaurías de lobos tenemos equipos de perros con defensas herradas en sus cuellos, además de las escopetas. Ante jaurías humanas que se eternizan en los delitos, solo tenemos la justicia que se ha demostrado ser nada o muy poca cosa. ¡¡solo hay que ver la tele!! ¿será posible que no nos lo devuelvan como sí imposibles pidiéramos? ¡¡¡que esperanza viejo!!!

1 comentario:

Anónimo dijo...

Bien Antonio.
Que devuelvan todo lo robado y incluyendo nuestro EXCELENTÍSIMO AYUNTAMIENTO DE SAN LORENZO.
Pronto habrá notícias los juzgados nos están dando la razón.
Pero se resisten en cumplir la Sentencia