sábado, 4 de agosto de 2018

El nuevo y el viejo Tamaraceite

Por Esteban G. Santana Cabrera
LPDLP. No hace muchos años, la localidad de Tamaraceite era conocida por su actividad agrícola relacionada, sobre todo, por el cultivo de la platanera, los pequeños comercios y esa lejanía con la ciudad que le hacía parecer más que un barrio, un pueblo. Tamaraceite, el núcleo más poblado del extinto Ayuntamiento de San Lorenzo poco a poco se fue transformando y convirtiéndose en un barrio periférico con la problemática que el inicio de los años 70 traía consigo. A las viviendas sociales, la falta de infraestructuras y unas políticas sociales que brillaban por su ausencia surgía un movimiento vecinal que iba a ser un referente a nivel nacional.  Comienza a llegar al distrito población procedente de otros pueblos como Valleseco, Artenara, Teror e incluso La Aldea, que venían a trabajar en el sector servicios y se asentaban en suelo barato, en el extrarradio, pero cerca de la ciudad. Una población que cuando llega a Tamaraceite va conformando una red de barrios donde no había agua ni luz, ni alcantarillado, las calles estaban sin asfaltar y apenas caían tres gotas se convertían en un barrizal. La electricidad se obtenía con motores y la televisión se veía con batería. Todas estas dificultades consolidaron un movimiento vecinal importante que contó desde sus comienzos con el apoyo incondicional de Don Luis García Correa, por entonces concejal del Ayuntamiento de Las Palmas de GC. En los años 60 surgen los Bloques o Casas Baratas, con la necesidad de nuevas viviendas en la ciudad. La Administración crea el Patronato Francisco Franco y se van construyendo bloques de viviendas, de apenas 40 metros cuadrados y cuatro plantas de altura. A estas viviendas, que en principio iban a ser destinadas para la gente más humilde del pueblo, ya que el solar donde se contruyeron había sido donado para ese fin, acceden personas de la ciudad, algunos de ellos procedentes de las cuevas de Mata. La gente de Tamaraceite se movilizó ante tal acontecimiento, no porque no quisiera que viniera gente de fuera, sino porque la condición de la donación de los terrenos no se había respetado. Un grupo de vecinos fue a hablar con el Gobernador Civil y como siempre Tamaraceite ha sido un pueblo solidario con la ciudad, se permitió que el 50% de las viviendas fuera para la gente de otros barrios y el resto para los pobres de Tamaraceite. Esto originó que en Tamaraceite se acentuaran las necesidades sociales de los habitantes de nuestro pueblo, ya de por sí gente humilde y trabajadora que apenas podía llegar a final de mes.
A mediados de los años 70 los vecinos se tuvieron que unir para reivindicar ante el Consitorio las necesidades que tenían. Surgen  las Asociaciones de Cabezas de familia, que fueron el comienzo de la solución de los muchísimos problemas que tenían los barrios de la periferia de la ciudad y empieza una vida social importante. Más tarde, se comienzan a transformar en Asociaciones de Vecinos y fruto de ello surge la primera Federación de Asociaciones de España, la Federación de Asociaciones Las Medianías. Nos cuenta Pepe Lezcano, primer presidente en esa década de los 70 en que se plantó la semilla de las asociaciones en nuestro Distrito - entonces se llamaba de San Lorenzo - llegando a conseguir que se creara la primera Agrupación de Asociaciones de España y que fue aprobada en Madrid el día 1 de Marzo de 1.976 con el nombre de AGRUPACION DE ASOCIACIONES DEL DISTRITO DE SAN LORENZO y que luego más tarde se erigió en Federación, en tiempos de Fernando Ortiz Wiot como alcalde de la ciudad.   
Un movimiento vecinal que a día de hoy está "casi muerto" porque los dirigentes de aquellos años 70, 80 y 90 como Pepe Lezcano, Santos López, Pepe  Castellano, Vicente Acosta, Pantaleón, Pepe Esteban, Lorenzo y un amplio número de presidentes de asociaciones de vecinos, sí que tenían voz y se les "respetaba". Hoy en día es otra cosa. Como es otra cosa nuestro Tamaraceite, un barrio que añora su pasado de pueblo agrícola y que se ha convertido en el principal núcleo comercial de la ciudad, encrucijada entre el norte y el sur de la isla y donde se aloja el centro comercial más importante de la isla. Las viviendas del Patronato Francisco Franco, conocidas popularmente por los Bloques están viviendo sus últimos días y sus vecinos están siendo realojados en otros lugares del barrio, aunque aún continúen algunos clamando al cielo por la larga espera que les ha tocado vivir, sobre todo los del "Bloque de la punta alante" como lo conocemos aquí. 
Otro Tamaraceite pero con las infraestructuras y servicios  de hace veinte años. ¡Continuamos esperando!

No hay comentarios: