viernes, 22 de marzo de 2013

El liderazgo de Venezuela

Por: Luis C. García Correa y Gómez

Artículo que me publicó el periódico local extinto (El Eco de Canarias, página 6) el 15 de mayo de 1982.  Y que hoy reproduzco, porque creo que debía darse las mismas circunstancias de las de aquellos días. Que dice:

 
EL LIDERAZGO DE VENEZUELA.
“Creo que Venezuela le espera una gran responsabilidad en el concierto de naciones y, en especial, en Iberoamérica.
Creo que Venezuela por su situación geográfica, sus muchos kilómetros de costa, sus riquezas naturales y sus hombres está llamada a ser el líder de los países de habla hispana.
Creo que aún está en vigor, quizá hoy más que nunca, los anhelos del Libertado, de Simón Bolívar, por la unión y comunidad de pensamiento, económico y de lengua de los países de América latina.
A los tres credos mencionados habrá que sumar el creo en la colaboración que, por obligación, hoy tenemos los canarios en cooperar a una mayor grandeza de Venezuela y su liderazgo.
Venezuela y Canarias, Canarias y Venezuela se tienen que fundir en leyes y normas - en todos los órdenes de la vida humana – que le permitan a ambas desarrollar las ventajas, fortalecer la hermandad de sangre y generar la energía que, en potencia, unos y otros tenemos para el bien de los interesados y de un más allá de sus fronteras.
Es la historia la base del presente y camino hacia el futuro, y en esa misma historia, la que hasta hoy hemos continuado enriqueciendo con la fusión de hombres y mujeres de ambos lados del Atlántico, seguimos creando la gran riqueza de valores materiales y humanos hasta el punto de similitud del carácter.
El reto del presente y los acontecimientos creo están acelerando la necesidad de ese liderazgo.
Entiendo que la delicadeza, el respeto y la consideración hacia el resto de los países, que siempre ha mantenido Venezuela, la hacen aún más merecedora de esa tremenda responsabilidad y honor.
Caminar por el sendero angosto y accidentado que hoy las grandes potencias han hecho de la paz, no es fácil.
Caminar por el sendero angosto y accidentado de la paz con la humildad y con el respeto a los demás, considerando a la persona como valor de valores terrenales, no es fácil.
No es fácil ser líder. Pero es una necesidad y obligación actuar cuando se es.
Asumamos venezolanos y canarios la parte de responsabilidad que nos ha tocado e intentemos ensanchar y allanar, en la medida de nuestras posibilidades, el camino de la paz.
Sea Venezuela lo que debe ser y colaboremos nosotros a que sea lo que es”.

No hay comentarios: