viernes, 16 de agosto de 2013

Pasamos de largo

Por Luis C García Correa
¿Pasamos de largo ante los problemas? ¿Ante qué problemas? ¿Sólo los de los demás, o también de nuestros problemas?
¿Qué importancia tiene la comunidad en mi quehacer?
¡O pasamos de largo!
¡Que lo arreglen los de arriba!
Hay quien se le llena de boca, al afirmar que vivimos en democracia. ¿Qué democracia?
¿Acaso hay democracia en un país con esta tasa de paro? ¿O pasamos de largo?
¿Nos comportamos como el buen samaritano? ¿O como el sacerdote y el levita?
¿Quién es mi prójimo?
Los creyentes lo tenemos claro, no sólo para saberlo sino para practicarlo.
¿Qué piensan o creen otros acerca del prójimo?
Quien tiene alguna necesidad del cuerpo o del alma, ese es mi prójimo.
En el camino maravilloso de la vida nos vamos encontrando con muchos prójimos.
¿Qué hemos hecho? ¿Qué hacemos?
Hay crisis porque falta una mayoría honesta que imponga su proceder. Son las minorías perversas las que imponen su proceder.
Hemos sido y continuamos siendo esclavos.
¿Qué estamos haciendo? ¿O pasamos de largo?
Vivir preocupado por los demás, es causa de ilusión y nos engrandece. Nos ensancha el corazón. Se tiene la reconfortante sensación del deber cumplido.
La corrupción -el cáncer social más desarrollado- se manifiesta en que los entes públicos no están al servicio real del ciudadano; en el pasotismo; el individualismo,… todas estas lacras son el caldo de cultivo de la crisis: la agravan y nos hacen serviles
¿Pasamos de largo? ¿O estamos en la brecha, luchando, o viviendo y actuando honestamente, que no se necesita más?
¡Cosecharás lo que siembres!
Siembra mal, mal recogerás.
Pasar de largo en la vida, es repudiar al bien, apoyar al mal.
Así como tú hicieres, así te harán.

No hay comentarios: