viernes, 3 de enero de 2014

Los amigos

Por Luis C. García Correa
El incremento de la felicidad se puede medir por el número de amigos.
El número de amigos debe representar el cariño y la honestidad que se ha repartido.
La amistad es uno de los fundamentos de la participación-solidaridad, de la confianza, de la paz y del amor.
La alegría es la manifestación del bien,  del bien del amigo, de los amigos.
¡Dichosa o dichoso quien tiene amigos! Nunca le faltará nada de lo necesario. Le sobrará.
¡Infeliz el que no tiene amigos! Tendrá perpetua soledad y aislamiento, junto con la amargura.
Al que no tiene amigos le faltará la felicidad, por no tener el cimiento y el fundamento del cariño del amigo.
¡Quién no tiene amigos está muerto a la felicidad compartida!
Se vive sólo una vez.
Somos únicos e irrepetibles. Y creyentes y no creyentes somos hijos de la raza humana, hermanos, amigos.
Jamás el dinero suple la felicidad de tener al  amigo. El dinero como meta nos convierte en vasallos o esclavos.
Reitero que hace muchos años fundamenté mi vida en Dios, la familia, los amigos y la comunidad.
En la medida en que he vivido esos pilares, en esa misma medida e intensidad he sido feliz y libre.
Bendita sea la amistad y el amigo. Y bendito sea el que quiere a sus amigos.
Que este año sea memorable y recordado por la amistad, dándonos  la plena felicidad y la plena libertad. Y el mundo será lo que tiene que ser: un  fraternal paraíso terrenal.

No hay comentarios: