sábado, 28 de junio de 2014

Bajada de impuestos

Por Pedro Domínguez
Las directrices que están tomando los estados europeos, se parecen cada vez más a una americanización encubierta; considerando y ensayando la forma de gobernar del federalismo y la economía de los “Estados Unidos “ como un modelo a seguir en el Viejo Continente. Así que, se quieren bajar el sueldo las administraciones y teniendo los bolsillos vacíos, se quitan la posibilidad de tener que acometer políticas sociales… Se auto engañan los gobernantes, creando la imposibilidad económica de poder echar una mano al desvalido, creen tener según ellos, la conciencia tranquila…

Este es un mundo a lo loco, y sin sentido, mientras los americanos tratan de copiar nuestro modelo sanitario; los europeos, la clase gobernante, hacen un giro hacia un mínimo intervencionismo estatal, dejando a la ciudadanía desprotegida y a su suerte… No se dan cuenta que para las clases pasivas (los pobres) lo más importante es una buena sanidad y pagar la funeraria y que no se puede retroceder tan drásticamente, si de verdad se gobierna a golpe de votos.

Si las cosas van bien, la prima de riesgo, la deuda del estado se esta saneando;¿a que se debe una bajada de impuestos? Los que entienden muchísimo más que yo de estas ciencias de la economía, aunque no se ponen de acuerdo, dicen que esto regeneraría el tejido industrial y la creación de puestos de trabajo.

Con esos dineros que van a parar al bolsillo de los consumidores se incrementarían los gastos superfluos de las familias y esto activaría a un sector de la economía que esta ralentizando el crecimiento y la recuperación.

Si la administración siguiera con estos impuesto y repartiera en formas de pagas “ se comería más” y esto beneficiaria al sector primario.

Los partidos de la oposición no se atreven a decir lo que piensan por los dichosos votos y solo dicen que se benefician los de siempre. No se dan cuenta que se están poniendo de moda unas nuevas formas de hacer política y que los va a coger con el paso cambiado si no lo remedian a tiempo.

Lo peor que nos podría pasar ahora mismo seria que el país entrara en una anarquía y que el parlamento no pudiera gobernar con tanto partido político, salvadores todos ellos de la democracia; pregoneros de la anticorrupción … Se esperan más partidos ¡¡ hasta para la defensa de los gatos!!..

Como este es un tema difícil, en el que hay opiniones y verdades para todos los gustos, pido al posible lector, que opine, que me enmiende y que me aclare el confucionismo en que me he metido…

3 comentarios:

Sergio Naranjo dijo...

Amigo Pedro: Ni hay confusión, porque todo está claro, ni hay confucionismo, porque de la inteligencia del gran Confucio nadie quiere saber hoy día.
Es la ley del más fuerte, del más bruto, y frente a ella, el comunismo. Como resultado, la guerra civil.
Sólo quien no sepa cómo fue el desarrollo de la II República y se limite a repetir consignas (de un lado y otro), me llamará exagerado.

Pedro Domínguez Herrera dijo...

AmigoSergio: Soy un desastre en esto de las faltas de ortografía. Hoy día es más fácil escribir porque el ordenador te las señala casi todas. Te agradezco que me des motivo para explicarme porque cuando leí el texto caí en la cuenta. Por " confusión " escribí confucionismo que es mas correcto confucianismo pero pensando que las ideas o el sentido que le quería dar al texto que es en esa especie de religión moderna en la que se han metido los parámetros de la economía y que a la mayoría de los mortales nos suena a chino opté por dejar la palabra. Quise encomillar pero esta herramienta de la escritura sería incorrecta porque se guardaría las espaldas el escribiente pero el lector quedaría envuelto en un confusionismo y eso siempre hay que evitarlo.
Cuentan que un torero famoso le dijo a Unamuno: - Don Miguel tengo muchas faltas de ortografía. ¿ Como podría evitarlas?- A lo que Unamuno contestó:- Date el gustazo de escribir como te venga en gana. Yo por mi profesión no puedo. Te agradezco que tengas la deferencia de ponerme un comentario...

Sergio Naranjo dijo...

Gracias, Pedro. Realmente, no me estaba fijando tanto en la (supuesta) falta de ortografía, sino aprovechando el doble significado para el fin de mi comentario: mi absoluto pesimismo con respecto a la deriva de la sociedad actual.
Y con mis felicidades por tu onomástica, que se me había pasado por alto.