lunes, 22 de diciembre de 2014

Canarios muertos en Venezuela

Por Luis C. García Correa y Gómez
Los canarios que han muerto en Venezuela son y serán venezolanos eternamente.
Los que han muerto en Venezuela dieron su vida, su trabajo, su honestidad, su laboriosidad y su incorporación y fusión sin medida, sin cálculos y sin pedir nada a cambio.
El dinero es una ayuda importante, pero no sustituye el valor de la vida y de la muerte.
Esos canarios muertos recibieron en vida la hospitalidad sagrada del honorable, glorioso y bravo pueblo venezolano.
Ambos pueblos se fundieron en vida, en sangre, en esperanzas, en penas y en alegrías.
Canarios venezolanos, venezolanos canarios, tanto nos necesitamos los unos como los otros.
Quiero apasionadamente a Venezuela y a los venezolanos. Sigo estando eternamente agradecido por la acogida y las enseñanzas que en mi estancia me proporcionaron grandes vivencias y grandes experiencias.
Los venezolanos de pro. Los venezolanos honestos y participativos de Venezuela, han sido un ejemplo de cultura, de sabiduría, y humildad al habernos acogido, con los brazos abiertos, a todos aquellos canarios que emigramos en busca del paraíso, y lo encontramos.
Los canarios no debemos olvidar lo mucho que le debemos a Venezuela. Los venezolanos tampoco deben olvidar la vida, los trabajos, la fusión de sangres, el haber dado su vida por y en Venezuela y el haber muerto en esa bendecida tierra.
La grandeza física de Venezuela, la historia con prohombres como Don Simón Bolívar, y otros patriotas, algunos con una gran cercanía genealógica canaria, han sido el cimiento de lo que debe ser hoy Venezuela y el pueblo venezolano.
Los problemas que existen en los pueblos, son creados por los mismos pueblos.
Sin una honesta y participativa mayoría no hay posibilidad de solución.
La autoridad democrática tiene, como nunca antes, la enorme obligación y responsabilidad de estar al servicio del pueblo, y sin pedir nada a cambio. Sólo servir.
El pueblo tiene la enorme obligación y responsabilidad de estar y participar honestamente al servicio de ese pueblo. Sólo servir.
La gloria del pueblo la tiene y la ha tenido en su comportamiento honesto y participativo.
No hay venezolanos sin Venezuela. Ni Venezuela sin canarios.
“Gritemos con brío: ¡Muera la opresión! Compatriotas fieles, la fuerza es la unión”.
Los venezolanos con los canarios, los canarios con los venezolanos, con la honesta participación en el vínculo eterno y de inolvidable y necesaria unión, hacemos al pueblo bravo y necesario para tener una nación feliz y libre.
Participando honestamente y dando lo mejor, para el bien de todos los venezolanos y de los canarios, con el tiempo y amor, sin esperar nada a cambio, ha sido la dicha y el comportamiento de aquellos que hemos emigrado a la grandiosa Venezuela.
“Venezolanos y canarios, contad con la ilusión y la vida para servir a una gran nación”.
¡Canarios muertos en Venezuela, la orla del mérito sea la corona que ciñan las sienes del alma de aquellos que dieron su vida en y por Venezuela!
¡Gloria al pueblo venezolano, y gloria a los canarios que con su honesta participación y trabajo han dado su vida por hacer una patria grande, con felicidad y libertad!

No hay comentarios: