lunes, 26 de enero de 2015

Economía Globalizada y Nuevas Tecnologías

Por Luis C. García Correa
La globalización y las nuevas tecnologías son un gran logro, una gran alegría y una esperanzadora realidad.
La unión, la información y la gestión compartida con la honesta participación ciudadana fortalecen y engrandecen la civilización, y ayudan a encontrar soluciones en la vida personal, social y mundial en el marco de la globalización.
Las nuevas tecnologías son y deben ser el medio de unión, cooperación y desarrollo personal, social y mundial en el marco de la globalización.
La información universal y globalizada, coopera al desarrollo universal y global.
La honesta participación personal y social en la globalización, con nuevas tecnologías, convierten a la vida en fácil realización y en una gran comunicación. Estos medios son hoy necesarios para el progreso personal, social y mundial.
Todo esto tiene sentido si hay una honesta y participativa mayoría, porque de lo contrario es seguir en la misma situación de precariedad, miseria y ruina generalizada.
La situación creada por la crisis de valores y por no existir una honesta y participativa mayoría, ha dado como resultado la muy prolongada crisis económica-enriqueciendo a unos pocos y empobreciendo a la mayoría– y continuará degradando a los más necesitados con olvido y despreocupación de los que aún resuelven su vida.
La falta de solidaridad que origina la falta de una mayoría honesta y participativa, seguirá creando pobreza y miseria, hasta límites insospechados.
¡Padre Dios! ¿Qué debo hacer para hacer ver el mal que estamos creando y padeciendo al no tener una mayoría honesta y participativa que induzca, y hasta quizás obligue moralmente, al pasota e individualista a ser solidario?
¿En qué puedo ayudar? Estoy total y absolutamente convencido sobre este punto y ofrezco mi honesta participación en la solidaridad necesaria para solucionar la actual crisis económica y de valores.
El principal problema es que se necesita esa tan cacareada mayoría.
Hasta tanto no haya esa mayoría honesta y participativa que induzca y conduzca al resto, seguiremos empeorando.
Lo triste y desesperante es que sólo una minoría vive y disfruta en la economía globalizada y con la inestimable ayuda de las nuevas tecnologías.
¡Usted, como yo, y el vecino, estamos obligados a ser globales y a tener que usar las nuevas tecnologías en la búsqueda de una honesta mayoría social!
¡Aquí estoy y aquí me ofrezco! Aunque sin usted nada puedo hacer.

No hay comentarios: