domingo, 25 de enero de 2015

La abstención

Por Pedro Domínguez Herrera
Los partidos políticos, los de siempre, ni se imaginan lo que les viene encima. Creen que con “meter en el talego” a algunos que llevaban muchos años para entrar en la cárcel lo tienen prácticamente todo hecho. Respecto a esto, es una vergüenza que, por causas contrastadas, y que, por argucias de abogados con la permisividad de los poderes públicos, se hayan dado casos de ser reelegido varias veces un individuo imputado. Parece una burla. No sé qué político dijo: “Ahora mismo, con nuestras siglas, si hasta presentásemos una cabra, saldría elegida…”

La sociedad esta cambiando; el ciudadano se ha ha dado cuenta de que la política es muy importante, pero lo malo es que en décadas se ha pensado que todos los políticos son iguales y que se meten en la cosa pública para provecho propio. Hoy se piensa que nuevas opciones pueden ofrecer una “casta” pura y angelical ignorando que siempre tendremos “chorizos” corruptos de cuello y corbata. Siempre habrá corrupción y siempre habrá, como contrapeso, servidores públicos merecedores del mas alto rango de dignidad.

La abstención cambiaría de mano porque muchos de los que siempre votaron se abstendrían y aquellos que nunca lo hicieron acudirían enfervorizados a salvar el país. Esto se podría evitar si los partidos cambiaran de consejeros y buscaran en la calle los sentires y opiniones del pueblo. El Partido Popular debe modelar un cambio de gobierno forma tajante; sacar caras nuevas jóvenes con corte liberal, aún ante la posibilidad de cualquier batacazo en las municipales. El Partido socialista está escondido detrás de su líder y eso les pasará factura. Es hora de dimisiones inteligentes, de darse cuenta de que ahora mismo no se cogen votos con bonitos eslóganes: los brotes verdes... estamos saliendo… Los votos se ganan con actitudes y con una idea de renovación que sea creíble. Todos los partidos están en bancarrota y cuanto más se atacan entre ellos, más aumenta la abstención de los que les eran fieles.

No hay comentarios: