domingo, 2 de agosto de 2015

El sueño americano de un vecino de Tamaraceite

C7. Con solo cuatro años agarró su primera raqueta de tenis, el deporte por el que finalmente se decantó a pesar de que también se le daba bien el fútbol y el judo. Y eligió bien. 13 años después, y tras brillar en diferentes canchas y torneos locales y nacionales, Guanarteme Nuez Delgado seguirá su formación en Estados Unidos.


Nuez será becado por la Universidad de Texas en Arlington (UTA), donde le aguardan con los brazos abiertos a partir del próximo mes de enero para compartir formación deportiva y académica durante cuatro años, en los que disputará las ligas universitarias y los torneos que se organizan durante el año.

Hasta que llegue esa fecha, Guanarteme se centrará en «seguir manteniendo mi nivel de tenis y el de inglés, e intentar viajar fuera para jugar torneos que me den más experiencia. Lo importante es llegar a EE UU en el mejor nivel posible», estima ilusionado con un proyecto en principio de cuatro años, donde compaginará los entrenamientos con los estudios: «Mi idea es seguir creciendo mejorando mi tenis. Voy por cuatro años, lo que dura la carrera que estudiaré, la de Empresariales», añade.

Guanarteme ha pasado por diferentes clubes desde que comenzó su carrera. Guarda de cada uno de ellos un recuerdo especial y no duda en agradecerles su dedicación y conocimientos, aunque hace especial hincapié en la familia Conde (personalizada en los hermanos Dominic y Marcos), «que han sido los entrenadores más importantes en mi formación», estima.

Con cuatro años comenzó en el Club de Tenis Tamarasit, donde permaneció dos años antes de tomar rumbo a La Pardilla, primero, y a Los Tarahales, después. «A partir de ahí me fui un año a una academia de alto rendimiento en Valencia, con 15 años, donde entrenaba mañana y tarde con muy buenos entrenadores y con gente de nivel para pelotear», asevera, para con 16 años regresar a Gran Canaria, donde estuvo dos meses con Marcos Conde, en Casablanca 3, y terminar recalando en el Tennis Academy El Cortijo, su actual club, a las órdenes del técnico holandés Ralph Kok, entidad a la cual le agradece «su ayuda en todo este tiempo y las facilidades que me han prestado».

Ganado a pulso.

Pero no ha sido fácil llegar a ser becado por una de las universidades más reconocidas en territorio yanqui en la formación deportiva. Ni lo logra cualquiera, ni todos tienen hueco. «Cada universidad tiene cuatro becas y media al año, que se reparten entre diez jugadores», relata el prometedor tenista. Y para ser uno de esos privilegiados, además de sus habilidades deportivas con la raqueta (ha sido campeón de Canarias en diferentes categorías) que le exigen muchas horas de entrenamiento, Guanarteme ha tenido que superar este año 2º de bachiller, el SAT (lo que viene a ser la selectividad americana), y el TOEFL (examen que se encarga de evaluar no solo el nivel de conocimiento del idioma, sino las habilidades necesarias para comunicarse en la lengua inglesa en el ámbito académico).

Y todo ese esfuerzo, ya superado, ha valido la pena. La UTA ya mantiene contacto desde hace tiempo con Nuez. «Todo el proceso de selección se hace a través de una agencia, que es la que tiene contactos en EE UU y la que me oferta, y cuando están interesado se pone en comunicación conmigo. Ya he hablado con uno de sus entrenadores, con el que he charlado todo este tiempo que he estado preparándome, y me han hecho un seguimiento», relata el propio jugador.

Comienza ahora una cuenta atrás en la que Guanarteme Nuez estará muy vigilado por los responsables americanos para, a partir de enero, trasladarse desde Tamaraceite, dónde reside el joven tenista con su familia, a territorio estadounidense para vivir su particular sueño americano.

No hay comentarios: