sábado, 8 de agosto de 2015

Sobrevolando Tamaraceite



Por Tino Torón
Al leer en esta página digital el día 24 de Abril de 2015, el  artículo publicado por la Provincia, titulado “UN ÁGUILA SOBREVUELA EL CIELO DE TAMARACEITE”, éste me llamó la atención, llevándome a tomar un vuelo imaginario y atrevido de un águila humana que agita sus manos intentando flotar como el mismo ave.
    Recorrerla a “vista de águila” sería un privilegio por lo tanto en esta aventura fantasiosa te invito a volar conmigo en el parapente de mi visión o seguir desde la tierra este camuflado vuelo en una nube acogedora y cálida dibujada en el cielo de Tamaraceite.
   Creo que cualquier maravilla está lo suficiente cerca como para sentirla  propia y lo poco lejos para lograrla, lo que me hace llegar a la Montaña de San Gregorio, teniendo que subir la empinada y serpenteante camino, surcado tal ver por su propia naturaleza y donde el hombre le ha servido de camino y a las aguas de lluvias de canal, un camino polvoriento de  tierras atractivas de color rojiza que hacen  pasar entre cerrillos secos en este tiempo, formando un manto colchón que a su paso volaron unos pajarillos haciendo vuelos en danzas naturales.   
      Cada vez que daba un paso, alzaba la vista puesto en ese montículo en forma de pecho con pezón, que parece visto de diferentes ángulos que amamanta y honra a los cielos de forma natural y que lo tenemos en este lugar privilegiado.
  Cuando me voy acercando la visión se me empaña de los sudores que humedecen mis ojos, parándome y refrescándome cambiando mis visión que esparramo en toda Tamaraceite ya haciéndome idea que hay cosas que  gustan y otras que no .
   Cuando llego a sus pies, lo contemplo y descubro una vegetación autóctona natural entre las grietas y oquedades, en esta contemplación lo veo distinto y en su desnudez en la zona rocosa aparecen formas, ojos bocas y cuerpos, dándome la impresión que parece un destacado peñón que defiende a su pueblo y lo es porque para mi es emblema de un monumento histórico natural, pues es también el mirador vigilante de todo su alrededor.
    En mi admiración sigo su camino coronado en forma de caracol que mas lo engrandece y te lleva hasta llegar a su cúspide dejándote llevar sin darte cuenta hasta pisar su cima.
       ¡Oh! como me asombra llegar a lo mas alto donde se alza un eucaliptos embanderando el peñón y lo mas destacado una cruz del siglo orientada sus brazos al este y al oeste  como la salida y puesta de sol y la parte frontal al norte y sus espalda al sur, en esta cruz se pueden ver signos de dibujos y palabras que te hacen curiosear , pero mientras la miraba en su alrededor, descubro una pequeñita cruz atada y envejecida entre los matorrales que parece que es semilla nacida y enraizada, pues en sus cercanías me sorprende un bote de plástico o jarrón con flores ya marchitas, puesta por un alma caritativa.
   Hoy es una tarde de un día cubierto, chispeante y ventoso,  tanto que me empujaba  como un defensor del lugar y que he tenido que hacerle frente, pero mi satisfacción me hace respirar abriéndose mi pecho, lleno de satisfacción en llegar y emprender este venturoso vuelo.
     Ahora preparándome para convertirme en un águila humana me da por imaginarme posado en el vértice de la cruz y lugar mas alto, me siento agitado en ese plumaje  suave y caricioso de este ave imaginario que salta como un pájaro en su trampolín posándose en sus brazos mirando en todas las direcciones en su redondez contemplando y descubriendo el mas insignificativo lugar que no me puedo imaginar.
     En esta preparada visión  iniciada desde el Pueblo y admirado lugar de San Lorenzo con esa estampa navideña que aun conserva, pues hasta el silencio y la paz me hacen partir y sigo mi mirada por Tamaraceite, Tenoya, Cardones, Arucas, Santidad, altos de Teror, y zona de Santa Brígida y como sabemos los lindante municipios: Arucas, Teror  y Santa Brígida.
     Tal vez no encuentre el rincón favorito, pero seguro que se sorprenderá con él o el recuerdo de que algunos creían olvidado o descubriendo otros muchos que están ahí para el recreo por lo menos de mis sentidos.
     Por lo tanto, esperaremos en el próximo capítulo “Sobrevolar el cielo de Tamaraceite” y no te olvides, si vez esa nube en flotar en forma de águila, procura seguirla, tal vez la imagines posada en las charcas de San Lorenzo, La Presa o en las azoteas… donde no se posará es en la zona comercial que sin publicidad pasará de largo


2 comentarios:

Eva Mª Molina dijo...

¡Qué bonito!

Tino Toron dijo...

Eva Molina: Me alegra mucho tu expresión !Que Bonito" porque en mi siempre he procurado vestir la vida de bellezas y de alegrías y lo mas, procurar llevar siempre una sonrisa.
Siempre procuro vestir mis escritos de sentimientos y pasiones, en este caso disfruto de lo que hago.
Agradecido, te saluda: