lunes, 3 de agosto de 2015

¡Qué fácil es ayudar!

Por Luis C. García Correa y Gómez
Ayudar es una de las formas más sencillas que tenemos de cooperar al bien de los demás.
Ayudar es facilísimo. Lo difícil es tener la voluntad y tomar la decisión de ayudar.
He aprendido que ayudando se fortalecen las virtudes y se incrementa, de forma exponencial, la felicidad.
Espero que mis palabras sirvan de información y despierten a los dormidos y despistados, como lo he sido yo conduciendo y contaminando, y al hacérmelo ver he dejado de conducir. Que todos se den cuenta del mucho bien que pueden hacer y de la felicidad que se pierden si no ayudan.
Espero que este grito se oiga bien lejos y llegue a muchas personas normales que cooperen, ayuden y lo hagan de forma normal y natural.
Ayudar cambia la vida del que es ayudado y del que ayuda.
¡Aliviar o quitar problemas no tiene precio!
Cuando la mayoría sea solidaria y ayude a remediar y quitar problemas, la vida en el Planeta Tierra tendrá una enorme grandeza. Lo normal será la plena felicidad.
¡Qué fácil es ayudar! Solo se necesita voluntad.

No hay comentarios: