domingo, 29 de noviembre de 2015

Tamaraceite Existe


C.7 Los colectivos sociales y los vecinos de este pueblo nos hacemos en muchas ocasiones esta pregunta: ¿Tamaraceite existe? Hay una lista de desagravios históricos, de abandono y de olvido que sería difícil trascribir en un artículo periodístico. Tamaraceite tiene la morfología urbana y la arquitectura que sus habitantes han decidido a lo largo de sus más de 500 años de historia, desde cuando era un cantón aborigen y donde sus moradores vivían en cuevas hasta la transformación progresiva de sus viviendas, muchas de autoconstrucción, con la inclusión de los Bloques del Patronato, allá por mediados de los 60. El paisaje urbano de nuestro pueblo se ha visto totalmente cambiado en los últimos años con la inclusión de la zona comercial Tamaraceite Sur, que ha venido a traer progreso y empleos, al menos eso nos vendieron, pero que a cambio no hemos recibido compensación alguna, ya que por ejemplo, el Corredor Verde, que se vendió a bombo y platillo como el gran pulmón verde de Tamaraceite, se ha quedado en nada de nada. Y de los problemas del tráfico mejor ni hablar.

Lo que está claro es que este cantón, que fue pueblo y ahora es uno de los barrios más importantes de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, tiene grandes problemas de deterioro, que con una verdadera intencionalidad política, se podrían resolver. La falta de infraestructuras de ocio, de espacios verdes, de locales para jóvenes, de accesibilidad, de tráfico, es una realidad. ¿Dónde está el Urban que se hizo para Tamaraceite y se falló a favor de otras poblaciones, no sabemos si con intencionalidad o no?
Este enclave demanda un plan Urban con urgencia. Cuando ya estaba el estudio hecho con todos los datos y análisis, esta Corporación decide solicitar un Urban para el Cono el Sur, merecedor del mismo, con los mismos problemas que Tamaraceite, pero sin el añadido del problema de la periferia, con todas las carencias que eso supone; descentralización, lejanía de las administraciones sanitarias, entidades públicas, transporte público.
La política, los políticos, las entidades de la Administración, nos tienen en el más absoluto olvido. No se prodigan las visitas al pueblo, no se nos convoca para reuniones, no se tienen en cuenta nuestros proyectos muchos razonados y aprobados en Pleno.
Llevamos solicitando la apertura permanente del cuartelillo de la Policía Local en horario diurno y nocturno y la recuperación de la Comisaría de Policía que ya tuvimos en el local de Tráfico y que se perdió, como se perdió el edificio para uso público.
Nuestro pueblo sufre un estado de abandono y deterioro, de falta de espacios de ocio y de encuentro. Tenemos población para tener ya por derecho un Centro de Especialidades, una Oficina de Desarrollo Local, una Oficina del Inem, un espacio polivalente para Cultura en forma de Auditorio con capacidad para 1.200 espectadores. Hasta de la cultura, por precios y lejanía, estamos marginados.
El casco antiguo, la Montañeta, necesita una actuación urbanística urgente que le lave la cara, hiciesen la plaza de la Cruz y se recordase con unas pequeñas placas o carteles con lo que había antes (pilar, cine). La Plaza de la Iglesia, lugar de encuentro para los tamaraceiteros y tamaraceiteras está que da asco. Hay un proyecto para volver a recuperar su antigua fisonomía y que vuelva a ser el espacio referente de nuestro pueblo. ¿Por qué no se ha acometido? El Camino Viejo de Tamaraceite a San Lorenzo lo han ido mutilando en los últimos años. Hemos realizado un grupo de vecinos y usuarios un proyecto que ya ha sido acometido en su primera fase por el Gobierno de Canarias y el Ayuntamiento pero que se ha quedado guardado en el cajón de la mesa de nuestros dirigentes municipales. Un proyecto que fue aprobado por la Junta de Distrito anterior por unanimidad y que pretendía crear un Aula de la Naturaleza en plena ciudad y que se está convirtiendo en una escombrera.



Otro de los problemas que tenemos es el sanitario. El Centro de Salud de Tamaraceite se ha ido quedando pequeño y muchos de los vecinos que aquí viven se han llevado su tarjeta a otros centros de salud por su masificación. Los barrios han crecido y el Centro de Salud es el mismo, quedando ya obsoleto.
Finalmente, y para no cansarles, hay que darle funcionalidad al Intercambiador. Una infraestructura infrautilizada que es el reflejo de la problemática que hemos sufrido en Tamaraceite los últimos decenios. ¿Cuesta mucho que alguien nos preste atención? Es como si no existiéramos. La reposición de las viviendas del Patronato, el Corredor Verde, el Campo de Petanca, están ahí con la esperanza perdida, pero con colectivos y vecinos que no olvidamos, de mosca cojonera, para decirles ¡Tamaraceite existe!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El encendido de la ciudad de inauguro y a Tamaraceite nada llego.........ni tan siquiera una triste flor de Pascua en un jardín, volvemos a ser lo que siempre fuimos barrio de segunda solo les servimos para pagar impuestos Ibios doblados este año por que han puesto Leroy Merlyn, que nos importara a los vecinos que pongan estos comercios para que nos dupliquen el IBI esto es deplorable vaya un cambio de gobierno municipal que hemos tenido y a peor iremos por que ya se les esta viendo el plumero. Al final a los que se fueron buenos harán.
al pricipio del puebl subida Diego betancor una farola fundida hace un mes a mitad de la carretera general donde esta la parada de Global una farola fundida desde hace tres meses por debajo del consultorio medico privado había una farola en la casa que derribaron para hacer un edificio que al final solo han hecho un había otra farola que desaparecio en el edificio nuevo del cruce a San Lorenzo había una farola en la casa vieja y en el nuevo edificio no hay ninguna....lo dicho como estos nuevos sigan asi nos va a ir bonito....prometo, prometo, las junatas vecinales no sirven para nada en la ultima se hablo de los mimso que la anterior que no se ha solucionado nada, veo gente al frente de las instituciones que no se les ve con ideas ni que sepan hacer, la nueva Concejala Mercedes la veo perdidisima como que se le hace excesivamente grande lo que le ha caído. Espero que tengan suerte no por ellos sino por nosotros que somos los que pagamos.
gracias

Anónimo dijo...

muy bueno