miércoles, 23 de marzo de 2016

El Ayuntamiento impide que la Pasión de Cristo se represente en Tamaraceite


LPDLP. La escenificación de la Pasión de Cristo que desde hace cuatro años se llevaba a cabo en las calles de Tamaraceite el Viernes Santo y en el que participaban más de 100 vecinos de la ciudad además de congregar a un buen número de visitantes no se celebrará este año. La Concejalía de Distrito decidió hace un mes no facilitar la ayuda que hasta ahora había prestado el Ayuntamiento al colectivo Cuenta Conmigo Animación, quien organizaba el acto, por entender que solo tiene interés para los creyentes y no para el público en general. Así lo indicó ayer la concejala de Barrios y del distrito Tamaraceite-San Lorenzo-Tenoya, Mercedes Sanz Dorta, quien especificó además que, desde su punto de vista, la escenificación era "violenta visualmente".

"Estamos en un Estado aconfesional, se respeta la libertad religiosa, pero las administraciones públicas no podemos sufragar este tipo de actos que solo tienen interés para los creyentes y no para el público en general, cuando se puede invertir ese dinero en los centros cívicos, talleres u otro tipo de actividades culturales ", dijo la edil de LPGC Puede.
La representante del colectivo Cuenta Conmigo Animación. Conchi Moreno, explicó ayer que recibieron la noticia de que no se les daba autorización hace un mes, cuando fueron a hablar con ella sobre el acto. "Íbamos con una propuesta y no esperábamos el no, porque cuando celebramos el Belén viviente no hubo ningún problema", indicó.
Moreno especificó que las razones que alegó la concejala es que debido "a sus creencias y las de su partido no lo iban autorizar, aunque fuese algo teatral" y que el espectáculo era violento.
"Me quedé desconcertada y quizás no supe defender el tema", afirmaba Moreno, que indicó que decidieron no celebrarlo porque ellos no podían hacerse cargo del Plan de Emergencia al que obliga el Ayuntamiento a cualquier asociación o grupo que quiera ocupar la calle, así como la iluminación y la megafonía, ya que se trata de un colectivo sin ánimo de lucro.
"Este acto se celebraba en los años 80, aunque en otra parte de Tamaraceite y sin diálogos. Decidimos rescatarlo con alumnos del instituto y han participado más de cien personas en él, incluso de otras partes de la ciudad. El grupo y los vecinos ha ido confeccionado los trajes, los escenarios; otros los ha donado la gente", aclaraba Moreno sobre cómo había nacido la idea de retomar esta actividad cultural.
La concejala del Distrito negó que desde el partido Las Palmas Puede al que ella representa en el grupo de gobierno municipal hubiera algún mandamiento sobre impedir actos religiosos en la calle y remarcó que la actividad salía de un acto de la Concejalía y no de el propio colectivo, de ahí que se decidiera que los aproximadamente 4.800 euros que costó el pasado año la representación teatral, aparte de las horas extras que hubo que pagar a la Policía Local, Limpieza, Protección Civil, podían ser utilizados en otras fiestas o actividades de diversa índoles en el distrito, según se fuera necesitando.
Sanz argumentó además que los actos religiosos en el barrio están ya cubiertos con los actos procesionales que realiza la Diócesis de Canarias y en los que colabora ya el Ayuntamiento con el cierre de calles.
Respecto a por qué había autorizado la celebración del Belén Viviente tratándose también de una representación religiosa, Sanz puntualizó que no tenía nada que ver una cosa con otra, "se celebraba en un recinto privado y era un acto más infantil".
El colectivo Cuenta Conmigo Animación, que lleva siete años en activo, cree que será imposible retomar la representación si no cuentan con ayudas de la administración, ya que los comerciantes de la zona no están muy boyantes.
La edil del Partido Popular, Carmen Guerra, que fue concejala del distrito de Tamaraceite cuando comenzaron las representaciones, manifestó ayer que los vecinos quisieron recuperar esta tradición que se celebraba hace 20 años en el barrio y que "lejos de ser una acto religioso, era un acto cultural". Guerra aclaró que el evento siempre se trató de un acto que organizaban los vecinos y en el que se participaba libremente. "El Ayuntamiento asumió la colaboración porque era un acto de participación ciudadana dentro del municipio", afirmó la edil popular, tal y como ocurre con otro tipo de actos, aunque en este caso coincidiera que la temática fuese religiosa.
La edil popular subrayó que entre las razones para su autorización debería de haber primado la recuperación histórica y que se trata de un acto organizado por los propios vecinos, en el que participan hasta cien personas. "Le dan la espalda a la participación ciudadana".

2 comentarios:

Pedro Domínguez Herrera dijo...

que pronto están echando en falta a Carmen Guerra sin pecar de sabio todo esto y lo que falta lo tenia previsto lo bueno lo cultural hay que dejarlo andar Cuando entra una nueva corporación debe respetar lo que esta bien Con las procesiones en las palmas no se atreven...

Sergio Naranjo dijo...

Un acto violento puede ser un partido de fútbol, que nos cuesta a los ciudadanos lo que no está escrito.
Un acto que no tengo yo por qué pagar es la celebración del 1 de mayo, yo no soy sindicalista.
Otro, el Día del Orgullo Gay, yo no soy gay.
Ni tampoco tiene que salir de mis bolsillos la subvención al cine español, o pagar las giras de Ana Belén, Víctor Manuel y Cía...
En realidad, lo único que estamos viendo es la sustitución de la derecha por la izquierda, dos simples maneras de ser lo único que puede ser un político español: dictador.
Qué pena. Casi estoy de acuerdo con los mensajes privados de Felipe VI, cuando dice que vivimos en un país muy difícil. El matiz está en que yo creo que este país es imposible.